lunes, enero 28, 2008

Cuentas y más cuentas

UNO

- Buenas y frescas mañanas tenga usted, Estilografic Punto Blog.
- Buenos y santos días tenga también usted, quiosquero de mi alma. Veo que está todo en calma.
- Así es. Llegados a este punto dejémonos pues de cumplidos y desembuche ya el pedido. Dígame qué es lo que desea hoy, ¿el Mundo?, ¿quizás El País,? ¿ABC tal vez?....
- No sé, no sé....
- Está también, no lo olvide, la opción de La Razón y, cómo no, el jovencísimo Público, que para regalos es único.
- Casi me va a dar uno de cada, que ahora que se acercan las elecciones y hay que decidir el voto conviene no encasillarse, y también de paciencia armarse, claro está.
- ¿Le interesará entonces también algún diario económico, querido Estilografic, tal y como están las cosas en materia de política fiscal, en la que, ya sabe, los partidos dan una de arena y otra de cal?
- Será una de cal y otra de arena, quiosquero, no me escogorcie usted los refranes y dichos populares.
- Es que si no no me rima, y como sé que a usted le gusta...
- Pues mire, casi me va a dar Cinco Días.
- ¿Cinco días? ¡Imposible!, piénseselo más rapidito que mañana marcho de vacaciones y se me escapan los aviones.
- No, si me refiero a Cinco Días, el diario económico, por no pedirle Expansión, que ya es que me van a pesar un montón.
- Ah, entonces sí. ¿Algo más?
- Unos cromitos de la Liga para mi muchacha, que se me están aficionando al fútbol, con esto del Madrid y su buena racha. Ah, y me dice que le debo.
- Son ocho con treinta euros del ala.
- ¡Jo! ¿Y no hay descuento, subvención o rebaja, dependiendo del voto que introduzca en la caja?
Pues no; me temo que en este caso no.

DOS

- Buenos días tenga usted, señorita taquillera del Metro de Madrid, que no corre sino que vuela.
- Buenos días para usted también, señor usuario del Metro de Madrid, que si le soy sincera, le va a pedir perdón por la espera.
- Vaya por Dios, con el Metro. Deme usted, en cualquier caso, un billete de diez viajes. Y me dice qué le debo, si no le importa.
- Son seis con setenta. Se me sube al metro y se me sienta, por favor.
- En cuantito venga el tren así lo haré, teniendo cuidado de no introducir el pie (entre coche y andén).Tome presto el dinerito, que ya vengo oyendo el pito (del tren).
- Muy bien.
- Oiga señorita, ¿y no hay descuento, rebaja o subvención por votar a Gallardón?
- Veo que se me despista: ¡Gallardón no va en las listas!, finalmente.
- En eso tiene usted razón, adiós.
- Adiós.

Y TRES

- Muy buenas, mi querido camarero. ¿Me da usted un café, lo primero?
- Muy buenas, mi apreciado cliente. ¿Lo va a querer con leche o le da igual lo que le eche?
- Con leche; con leche y un bollito. Y si puede ser un zumo, mientras tanto, que la taza me echa humo, le adelanto.
- Pues ahí tiene todo usted. ¿Se va a quedar hoy a comer? Lo digo por reservarle mesa, que hoy hay comida de empresa.
- Ya lo digo yo que sí. ¿Qué es lo que hay de papeo, que sin gafas no lo veo?
- Sabe bien que no hay tabús, aquí tiene los menús.
- ¿De primero macarrones? Ya me toca los..., tanta pasta.
- ¿Quiere que le haga unas lentejas, que el que quiere las toma y el que no las deja?
- Esa rima está pasada, camarero, póngame mejor fabada, de primero.
- ¿Y de segundo?
- Lo que todo el mundo. Y dígame el total de todo, que se lo dejo pagodo, digo pagado.
- Dieciocho euros todo en uno, el menú y el desayuno.
- ¿Y no hay – le tengo que hacer la pregunta- rebaja, subvención o descuento por seguirle a alguno el cuento? De los políticos, digo.
- Pues no, lo siento pero no.

CONCLUSIÓN

Pues que sumando, sumando, me he gastado así, como quien no quiere la cosa, ocho con treinta, más seis con setenta, más dieciocho; o lo que es lo mismo, un total de treinta y tres euracos. Que si los multiplico por doce meses me salen los 400 euros que dice Zapatero nos va a descontar al año del IRPF, lo cual viene a hacerme ver que me he gastao en una mañanica lo de todo un mes, y sin hacer nada del otro mundo, fíjate tú.

Y lo peor de todo es que no sé si estar contento por saber que al menos un día todo esto me va a salir gratis, si es que gana el PSOE, o cabreado de pensar en lo poco que van a dar de sí los 400 euros famosos.

Total que sigo sin saber a quién votar, a estas alturas.

8 comentarios:

Deshabitado dijo...

1. ¿todavía hay comunicación quiosquero-cliente?

2. ¿el cristal de la taquilla permite la comunicación con la taquillera?¿y las máquinas sin taquillera?

3. y más de lo mismo con el camarero.

Será que eso es Madrid pero aquí no te habla ni Dios.

Por cierto, no me parece tan caro, 1 euro = 100 pesetas ¿no?

Irreverens dijo...

Tus diálogos cuotidianos me hacen pensar en uno de esos anuncios donde sale la gente de un barrio muy cuco y todo el mundo termina cantando y bailando.
:)

Por lo demás... ¿Qué quieres que te diga? Que está todo muy caro y que digan lo que digan ZP y los del PP, aquí quien manda es el grupete aquél de Davos.

Vamos... ¡que nos vamos!

Mariano Zurdo dijo...

Yo no me quejo. A mí me han subido el sueldo. Concretamente me lo han subido a la planta de arriba...

Iván dijo...

Pues a mí también me han subido el sueldo: 40 euros concretamente. Que multiplicado por doce meses hacen algo más de 400 euros. Más otros 400... ¡Toma! 800 euros más al año. Lás tima que solo la hipoteca me haya subido 200.

Hyku dijo...

Consultando mi manual de supervivencia económica para mileuristas he hallado algunos consejos interesantes.

- Lea los diarios en internet. Tiene la ventaja de que la tinta no mancha, el diario pesa menos, no hay que cargar con regalos o promociones chorra y además libera tiempo de la jornada laboral, permitiendo al tiempo jactarse de ser de los pocos españoles que mantienen el saludable hábito de leer prensa.

- Utilice el abono mensual, bastante más económico que el abono de 10 viajes (y no digamos el billete sencillo). Otra opción sería sustraer ocasionalmente el abono juvenil de transportes al vástago de la casa, para ir de polizón en los transportes, que en verdad son de la Espe y no de Gallardón (de ahí que ella medre más en casi todos los sentidos).
El problema es que el autor ha indicado que los cromos de la liga eran para la muchacha de la casa y no el muchacho y, por lo general, un caballero maduro con una foto de una adolescente con trenzas, si fuera el caso, levanta más sospechas.

- Desayune fuerte en casa y coma el menú del día en cualquier antro con recetas altas en niveles de colesterol, a ser posible en locales donde acepten cheques de comida. Esta sencilla pauta conllevará un ahorro, ya que es sabido que los mencionados cheques de comida tienen un valor máximo aproximado de 9 euros y los restaurantes y cafeterías suelen ceñirse, o al menos aproximarse, a esa cifra. Otra cosa es exigir a cambio alta cocina...

Con ello y casi sin despeinarse, en el caso de no sufir la alopecia galopante que viene unida a la contaminación de las ciudades (esa que dice la Sra. Botella que en verdad te lo juro Mari Pili que es arena del desierto y no tropezones de mierda de los tubos de escape y chimeneas de polígonos adyacentes) habrá logrado reducir la factura mensual de gastos sin excesivo drama.

Para casos más extremos, cuya descripción deberá quedar para mejor ocasión, también existe el método "hoy salimos a cenar fuera", consistente en apostarse con una bolsa de plástico y una sartén (para defendernos de la competencia, que suele ser mucha y diversa) a la salida de mercancías de cualquier supermercado y sumergirnos en la refrescante actividad de registrar los contenedores de alimentos caducados que cada tarde tienen la amabilidad de compartir con el pueblo llano las grandes superficies.

Saludos varios, sin coste adicional.
:-)

Estilografic.blog dijo...

Deshabitado: pues no, veo que no lo tienes interiorizado, que diría don Pedro Solbes.

Irre: yo lo que tengo bien interiorizado es Barrio Sésamo.

Mariano Zurdo: a mi me lo han bajado a la de abajo.

Iván: quién te manda, tener hipoteca.

Hyku: oye, pues mil gracias por todos los consejos pero supongo que me van a costar una pasta, ¿no? Por seguir descontando lo digo.

Belén dijo...

jajajajajajjaja!!!!!!!!

nenes yo oso quiero a todos :) sin mas ;))

Besos todos los besos y sin ningún descuento

vitruvia dijo...

Increíble me parece,
por no decirte absurdo
que no te hayas enterao
de que hay que votarle al zurdo.
¡¡¡Ainsss, m`as matao!!!