martes, enero 29, 2008

Pedir perdón

Está muy bien lo de pedir perdón. Pero claro, siempre que el perdón vaya acompañado de verdadero arrepentimiento y de una manifiesta voluntad, sobre todo, de no volver a caer en el mismo error o equivocación en lo sucesivo.

Joder, ahora que lo releo me está saliendo un principio de post que más bien parece una clase de catequesis. Me refiero hasta el “joder”, que a partir de ahí ya la he jodido, valga la redundancia e insistencia en la acción de joder.

Hace cuarenta y tres años, nada más y nada menos, el gobierno de Israel prohibió la entrada al país a los Beatles por temor a que corrompieran a la juventud. Sí, en efecto, me refiero a ese grupito de muchachitos melenudos que allá por el año 65 cantaban canciones con mensajes tan peligrosos, reaccionarios y subversivos como el de “she loves you yeah, yeah, yeah”, y cosas así.

Hombre, pues ahora Israel ha pedido perdón por ello, cosa que no está mal, pero claro, lo del arrepentimiento puede que a estas alturas tenga más bien que ver con lo que posteriormente han significado los paulringojohnygeorge para la historia de la música, y en cuanto a la voluntad de no caer en el mismo error, me temo que ya no vale, ahora que de los cuatro sólo quedan dos, y tampoco es que sean lo que fueron musicalmente hablando.

Pues a lo que iba, que me pregunto yo que si hay alguien más en la sala, aparte del Estado de Israel, que deba pedir perdón por algo. Una pista: empieza por la y termina por la, y nada tiene que ver con Massiel y Eurovisión... Sí, me refiero al ex consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid, ahora consejero de Transportes, Manuel Lamela, después de que la Audiencia Provincial de Madrid haya archivado de manera definitiva el caso de las sedaciones del Hospital Severo Ochoa de Leganés.

Pero pedir perdón de verdad, que me estoy acordando yo ahora de un “míster” que tenía en mi equipo de fútbol que cada vez que el pedazo delantero tipo tanque que siempre tenía el equipo contrario se acercaba resoplando a las inmediaciones del área pequeña con malas y agresivas intenciones, me decía con gesto de pocos amigos: “¡portero!, si se vuelve a acercar por aquí y te toca (deportivamente hablando, me refiero) le clavas la rodilla en los cojones, ya veras como se da por enterado de la orden de alejamiento”.

“Eso sí –aclaraba ya con cara de buena persona – luego le pides perdón muy educadamente al tiempo que haces una carantoña cariñosa, y aquí paz y después gloria”. Pese al lenguaje religioso, se ve que mucha catequesis no había estudiado, el hombre. “Y si hace falta –añadía –le haces el boca a boca para que recupere la respiración que espero haya perdido, el hijodelagranpu...”.

Me temo que al final, todavía no sé cómo, la clase de catequesis que este post parecía que iba a ser se me ha ido de las manos.

P.D.: Aprovecho la ocasión para pedir perdón, del bueno, a mis bloguer@s favorit@s (ver lista de la derecha según se mira la pantalla y añádanse algunos más), a quienes apenas tengo tiempo de visitar y comentar últimamente. Prometo arrepentimiento y voluntad de no volver a caer en el mismo error.

26 comentarios:

Irreverens dijo...

Tú no te preocupes por nosotros, que, además, parece que andamos también algo ocupadillos.

Lo cierto es que en el caso del Hospital de Leganés, ni siquiera sirven los perdones (que ya se sabe que serían hipócritas, en cualquier caso). Lo que haría falta es ver a según quién de patitas en la calle.
Pero... ¡caca de país!

Alex dijo...

Total, solamente se ha destrozado la vida y la carrera profesional de seres humanos...
Qué es eso para doña Espe, que no ha visto Airbag porque solamente mira cine español...

Hyku dijo...

El Estado de Israel, como bien recoge el autor, ha esperado a pedir perdón de corazón, sin falsas apariencias...y ya se sabe que quienes promulgan el ojo por ojo necesitan cierto tiempo para que el orgullo deje paso a la conciencia y arrepentimiento.

Por otra parte, el Sr. Lamela, la Espe y demás involucrados en semejante desatino deberían presentar la inmediata dimisión de los cargos que ocupen, precisamente porque son los primeros a quienes se les llena la boca con semejante palabra hacia los rivales políticos a la menor ocasión, sin que medie sentencia judicial, como es el caso.
Lo que me pregunto yo es cómo se va a compensar el daño moral a familiares de pacientes a quien se agitó de tal modo y a los médicos implicados por semejante caza de brujas; y no digamos el desprestigio, mucho me temo que plenamente consciente, que se ha causado al servicio público de salud de los madrileños (tan penosamente gestionado y que parece que a pocos importa).
Pero bueno, así son las cosas...

Mis disculpas por los saludos que dejo...
:-)

Mariano Zurdo dijo...

Iba a escribir un post sobre Aguirre y Lamela, pero me salía algo del tipo mecagoenlamadrequelosparió y últimamente intento ponerle gracejo a estos asuntos para entren mejor (arte en el que eres un maestro estilográfico).
Lejos de pedir perdón están instalados en la soberbia. Espero que las denuncias prosperen y que se depuren responsabilidades políticas y penales si las hubiera.
Conozco médicos que han salido tocados después de este episodio lamentable, por no hablar de los pacientes y sus familiares.
Yo también pido perdón por la longitud del comentario.
Y Estili, retira tu perdón que sobra, hombrepordios.
Besitos/azos.

Belén dijo...

Yo te perdono, habeas corpus est ;)

Porque yo soy de tus blogueras favoritas no?

Y no te vuelvo a decir mas, pero... que si me necesitas querido estil, avísame si?

Besos

vitruvia dijo...

¿Perdón? Eso déjaselo a esos otros todoloquesepuedadecirdeellosymás, que tú no tienes por qué, hombrepordiosloquenosfaltaba.
Besos para hoy y para todos los días que no puedas estar por aquí. Y no hace falta que los raciones, que los que te dejo son más de los que puedas aceptar en siete vidas, jajajaja.

Desesperada dijo...

cuánta razón tienes... de qué sirve el perdón. ese hombre ha estado viviendo un calvario que ya nada podrá borrar.

Estilografic.blog dijo...

Irre: ¿ocupadilla? Y qué haces todo el día tumbada a la bartola y comiendo zanahorias? Yo es que con ver tu conejo ya solo me parto. Entiéndase bien la frase, ¿eh?

Alex: gracias por la visita. No sé yo si espe confundirá Airbag con Agag, de nombre Alejandro.

hyku: sin disculpas, que tus comentarios resultan la mar de generosos.

mariano zurdo: como diría mariano zurdo, retira tu perdón que sobra, hombrepordios.

Belén: ¿Tú una de mis blogueras favoritas? Tú lo que eres es una Santa. Además.

Vitru: embesesesesado me hallo.

Deses: lo que espero es que al final al menos sirva para algo.

Irreverens dijo...

jaaaaaaajajajaja.

Es cierto, Estili, siempre que miro a mi conejo, me pongo a sonreír.

(entiéndase bien la frase, ¿eh?)
XDD

Mariano Zurdo dijo...

Irreverens, todos queremos ver tu conejo para reírnos. Y entiéndase bien la frase.

Estilografic.blog dijo...

Eh, eh, eh, esto del conejo no se me escapa a mi de las manos..., entiéndase bien la frase.

Y pensar que esto iba a ser una clase de catequesis...

Mariano Zurdo dijo...

¿Se puede decir catequesis en tu blog?
Te lo van a cerrar, ya lo verás.

wen dijo...

Pues no se, yo no he visto a nadie del PP aun pedir perdón y tampoco creo que que les sirviera de mucho a los médicos a los que han perjudicado.
En cuanto a tus disculpas, personalmente las acepto :) pero que no se repita, eh?? XDDD

Irreverens dijo...

Oye, Mariano, pues no será porque no os lo enseño siempre que entro en vuestros blogs...
Ahí, todo 'espanzurrao' él.

Estilografic.blog dijo...

Y con la zanahoria, Irre, y con la zanahoria...

¡Ya está bien! Si es que me dejo llevar. Aquí va a haber sanciones, ¡conejo!, digo ¡coño!

La interrogación dijo...

Y ese señor Lamela debería ir acompañado de la señora Aguirre, al fin y al cabo el uno le chupa el culo a la otra, pero bueno, ya has dicho joder, ya has mancillado tu blog, digo.

Irreverens dijo...

Uy, pues sanciona a Inte, que ha dicho "chupar el culo"...

Mariano Zurdo dijo...

¿Lámela, lámele o lámelo? El culo, digo...
Vale, vale, autosancionado me hallo.

Deshabitado dijo...

Yo como creo en el error humano pues lo pedono casi todo, de mi gente, y casi nada de mi no gente. Pero esto último porque me da igual.

No obstante, sentido o no, pedir perdón es un don, siempre. Como mínimo merece el paso del odio a la indiferencia, ¿no?

Mart@ dijo...

Jajaja tranquilo, yo estoy como tú o peor: No solo no os visito, tampoco escribo en el mío propio... me da a mi que solo voy a poder bloggear los fines de semana :-)

un besazo

Irreverens dijo...

Estili: Por curiosidad, tú no sabrás nada de un tal Ludovico que se pasea por mi blog, ¿verdad?

Estilografic.blog dijo...

Estáis todos sancionados menos deshabitado y marta, que han sido muy educados.

Irre: es que ni me suena, el tal Ludovico ese.

Ludovico dijo...

¿Ha venido alguien preguntando por mí?

Irreverens dijo...

jajajaja, ¡sabía que eras tú!
Ahora mismo iba a ponerte un comentario un pelín borde, en plan:

"No mientas, bellaco. Da la cara."
XDDD

ludovico dijo...

¿Ha venido alguien preguntando por mí?

Irreverens dijo...

¡Cachondo, que eres un cachondo!