miércoles, diciembre 02, 2009

Melopido

Voy a dar rienda suelta a mi indignación, que no imaginación. Hay errores que son imperdonables. Esos tipos juegan con las ilusiones de pobres criaturas inocentes. Y sabiendo como se sabe que se producen año tras año, los errores digo, lo que no sé es como no existe ya un protocolo de actuación definido tendente a la búsqueda de una solución beneficiosa para todas las partes implicadas y a aplicar justo y merecido castigo a los responsables de semejante desaguisado…, que diría SSS (Soraya Sáenz de Santamaría). Pues no, siempre somos los mismos lo que acabamos pagando el pato.

Cada correspondiente día primero de diciembre (o incluso un poco antes, si me apuras) a los correspondientes hogares van llegando, por uno u otro medio pero van llegando, los correspondiente catálogos o folletos que editan los correspondientes centros comerciales en los que se detalla la variada oferta juguetera para las Navidades, también correspondientes. Así, resulta que a uno no le queda más remedio que dejar que las criaturas que por casa deambulan escudriñen concienzudamente los catálogos recibidos para llenarlos finalmente de anotaciones a pie de página, cuyo contenido viene a resumirse más o menos en la consabida frasecita de “melopido”.

Pues bien, resulta que en el folletito que lleva por sugerente título “Ilusiones cumplidas”, que no viene ahora a cuento detallar por qué centro comercial ha sido editado, se anuncia que el Disfraz de Spiderman, que viene con su máscara y todo, se puede adquirir al módico precio de 39, 95 euros la unidad, y que el producto Barbie y su Avión, que digo yo que no sé para qué querrá la Barbie ese pedazo de avión por mucho que éste sea rosita y la mar de mono, sale por la ya no tan módica cifra de 49,90 euros.

¿Hasta aquí queda todo claro? Pues no. Resulta que no, que al día siguiente, una vez señalados en el referido folleto los referidos artículos por las referidas criaturas con la referida leyenda de “melopido”, compra uno la prensa y se desayuna con la publicación de un anuncio, todavía no referido, en el que se advierte de que se ha producido un error en no se especifica qué parte del proceso de edición del dichoso catálogo de las dichosas ilusiones cumplidas y que, por consiguiente y a lo que voy, sucede que el Disfraz de Spiderman, con máscara y todo, cuesta en realidad 49,90, ya decía yo, y que asimismo se ha producido, mecagoenlaleche, un nuevo error en el precio de la Barbie y su Avión, el cual ya no nos va resultando tan mono, y que el importe a abonar en el caso de hacernos con el susodicho artículo sonrosado sería de 69 euros del ala, del ala del avión, entiéndase.

Y demos gracias a Dios Nuestro Señor de que al padre de las aludidas criaturas no se le haya ocurrido anotar en cualquier otro catálogo destinado ya, eso sí, a un público más mayorcito, la leyenda de “melopidoyotambién” en ningún producto de la marca Belkin, puesto que en la misma prensa desayunada más arriba aparece un otro anuncio de semejantes características correctoras en el que se especifica que una serie de productos de Belkin, como son el TuneBase Direct con manos libres y el TuneBaseFM con Clear Scan, presentan “un riesgo potencial de incendio”, lo que faltaba, y en el que se recomienda a quienes lo hayan adquirido que “dejen de usar su producto de manera inmediata”. Asimismo, se añade solícita y amablemente que los afectados pueden ponerse en contacto con la empresa en una dirección de Internet (tres uvesdobles, tal tal tal…), donde podrán pedir una unidad TuneBase de reemplazo completamente gratis, estaría bueno, no te jode…

Curiosamente, en el anuncio aparece también (todo un detalle por parte de la empresa, que todo hay que decirlo) un teléfono gratuito al que pueden llamar los usuarios que no tengan internet. Aunque, eso sí, yo me pregunto: si a mí, usuario que sí que dispongo de internet, me ha costado lo mío enterarme de qué narices es un TuneBase, un tipo que no tenga internet y que, por tanto, viva en el limbo, ¿sabrá en qué consiste y para qué sirve el susodicho aparatejo? Pa’mi que ni lo sabe ni le importa.

En fin, serán cosas de la famosa Economía Sostenible, yo no digo que no, pero sostenerse, lo que se dice sostenerse, la cosa no se sostiene la cojas por donde la cojas.

9 comentarios:

marisa bop dijo...

Ahora que ya sé lo que es un TuneBase se lo voy a pedir a los reyes para mi hijo y así completar el disfraz de bombero.

Belén dijo...

ehhhmmmm yo es que soy más prosaica, y pa reyes pediré carbón, que el invierno viene frío...

y me has recordado al sobrino de una amiga mía, que ha decidido pedirse todo el catálogo del corte inglés... y los padres se ríen!

besicos

JOAKO dijo...

Espinoso asunto, mi hijo insiste en pedirse casi todo lo que no sea rosa, con lo cual creo que le compraré unas gafas de cristales rosas para contener la avalancha.
Va a constituir todo un trabajo llegar a los cinco regalos que quiero que escoja, uno por los papas, y por por cada pareja de abuelos, y no me he equvocado, mi hijo tiene ocho abuelos, cuatro genéticos y sus actuales consortes, lo que le convierte en un niño "demasiado" regalado.

El futuro bloguero dijo...

Menos mal que mi hijo ya no lee esos catálogos...y tiene más o menos claro lo que necesita.

Pero es tremenda la inseguridad de los consumidores...

Saludos

Irreverens dijo...

¿Para qué quiere nadie un TuneBase si luego te multan?

Y lo de los precios equivocados a mí me da mala espina. Me estoy volviendo tan malpensada, que hasta me creo que lo hayan hecho adrede para que los niños se lo pidan, los papás se lo medio prometan, y luego nadie se vea capaz de echarse p'atrás.
:(

En este país de pandereta ya no se sostiene nada, no señor. Pero lo que menos se sostiene es la honestidad y el saber estar.

He dicho.

Mariano Zurdo dijo...

¡Comprad libros, leñe!
También se pueden quemar, claro, pero a mala leche...

Wen dijo...

Soy de la misma opinión que Irre, para mí que lo han hecho a sabiendas....

Jo, no sé qué le pasa a tu blog, que el reader me lo actualiza de uvas a peras...

estilografic.blog dijo...

Marisa: así además no corre riesgo de incendio, la criatura. Muy lista la mamá, sí señora.

Belén: ¡qué buen humor tienen algunos padres!

Joako: el espinoso asunto de los niños demasiado regalados exige algún tipo de regulación a la voz de ya. Habrá que dejarlo en manos de la ministra de Cultura.

Futuro: mis hijas leerlos no sé si los leen, pero pintarlos y llenarlos de "melopidos", eso sí.

Irre: ¿por el disfraz de Spiderman también te multan o eso ya depende de si te queda demasiado ajustadito?

Mariano zurdo: te propongo desde ya hacer en la web de la Clandestina un catálogo al que poder añadir los correspondientes "melopidos".

Wen: el que actualiza de uvas a peras soy yo.

Perdonad que no me pare mucho a comentaros últimamente, pero que sepáis que os leo.

Feliz puente a todo el que lo tenga y cuidadito con esas carreretas de Dios.

Jove Kovic dijo...

Esto es, claramente, el producto de un contubernio judeo-masónico internacional contra España y la Santa Madre Iglesia, para destruir la familia católica y tradicional. ¡ Qué contento estará Zapatero! Sus amigos de Sión y de Moscú no descansan, mientras él regala un título de Liga tras otro, al equipo ese lleno de sudacas, negros y catalanes.