lunes, abril 21, 2008

El "meiquinof" de cómo se hizo lo del pececillo (o el Superagente 86)

Escribir el recién terminado relato del pececillo desaparecido ha sido para mi una experiencia totalmente novedosa y enriquecedora, tengo que confesarlo. Ponerte a trabajar en una historia por entregas, cuyos capítulos se van publicando día tras día y en tiempo real, sin que sea posible ya el repaso, la marcha atrás, el cambiar el principio, el modificar o introducir nuevos datos antes de darle el OK definitivo a la totalidad de la historia, hacen de ello una aventura fascinante, sobre todo por la incertidumbre del resultado, como en los buenos partidos de fútbol.

Un momentito, por favor, que me suena el móvil...

- ¿Estilografic?
- Sí.
- ¿No me diga que se va a poner ahora a hablarnos de cómo demonios ha escrito el relato del pececillo, después de habernos estado dando la murga con la dichosa historia un día sí y otro también....
- Hombre, va a ser sólo un post más...
- Ah, vale. Pues vaya a lo concreto, termine rapidito y pase ya a otro tema, hombre.
- Vale, lo tendré en cuenta. Por ciento, ¿quién llama?... Oh, ha colgado.

Ya estoy aquí otra vez. ¿Qué estaba diciendo? Ah, si, lo del fútbol, que no sabes cómo va a terminar la cosa. Hombre, siempre está el truco de escribirlo primero todo (el lector qué sabe, el pobre), repasarlo tranquilamente, darle el toque definitivo, y ya después ir publicándolo por capítulos como si se hubiera ido escribiendo poco a poco y día a día. Pero no ha sido éste el caso, lo prometo.

La mayor dificultad de la experiencia yo diría que está en lo de las puertas. Las puertas que se te van cerrando a medida que escribes. Uno se llega a sentir como el Superagente 86. A medida que avanzas en la historia te sucede lo que le sucedía al bueno de Maxwell Smart al comienzo de cada capítulo, en lo que los entendidos llaman opening, si no me equivoco. Que se te van cerrando las puertas a tus espaldas....

Perdón, que vuelve a sonarme el móvil...

- ¿Estilografic?
- El mismo. ¿Quién es?
- El mismo también. El mismo de antes, digo.
- Ah, ¿Y que quiere usted ahora?
- Pues que no sé qué se piensa, la verdad. ¿Qué edad media le calcula usted a los lectores de su blog?
- No sé... ¿contándome a mi o sin contarme?
- Sin, por supuesto.
- ¿alrededor de los 30 puede ser entonces?
- Puede ser, pero en cualquier caso tenga usted en cuenta que la mayoría de ellos no tendrá ni pajolera idea de quién es el tal Superagente 86, y mucho menos de qué es lo que le pasa al comienzo de los capítulos, en el dichoso “opening”, como usted lo llama. Así que haga el favor de explicar con todo detalle la imagen de las puertas utilizada en su argumentación o de lo contrario mejor cállese, o cuéntelo de otra forma más... actual, diríamos.
- Creo que tiene usted razón. Procedo entonces a poner el vídeo, si me disculpa.



Ahora sí que sí, yo creo que queda más o menos claro. Tú vas escribiendo y aportando datos, y lo que sucede es que a medida que avanza la historia te vas haciendo prisionero de los datos por ti aportados, de los que ya no puedes escapar. No hay marcha atrás y hay que tirar p’alante como sea. Eso reduce las opciones pero también, ay amigo, agudiza el ingenio y la imaginación hasta más no poder.

Otra cosa que se estarán preguntando los lectores es que cómo es posible que a un tipo tan sencillo y normal como lo es Estilografic, padre de familia responsable, se le ocurran unas historia tan absurdas, poco serias y disparatadas como la de... Perdón, otro vez el móvil.

- ¿Sí?
- Que me pregunto yo, que soy el de antes, que cómo es posible que a un tipo tan sencillo y normal como lo es Estilografic, padre de familia responsable, se le ocurran unas historia tan absurdas, poco serias y disparatadas como la de... el pececillo desaparecido.
- Pues si deja usted de llamar cada dos por tres (igual a seis) a lo mejor lo cuento y todo.
- Vale, espero entonces. Adiós.

...como la del pececillo desaparecido, iba a decir. Pues la historia tiene variadas fuentes de inspiración que a continuación paso a detallar:

Fuente1: Una vez, hace ya tiempo, mi hermano me dejo al cuidado de sus peces durante un viaje de una semana. Incomprensiblemente uno de los animales desapareció sin dejar rastro, y aún estoy dándole vueltas y mas vueltas a cómo pudo ocurrir.

Fuente 2: Mi hija tiene ahora en casa una pecera con dos pececillos, uno de ellos un cometa.

Fuente 3: Los sábados por la mañana acostumbro a pasar el aspirador en casa, y cuando paso con él cerca de los peces siempre se me ocurre la desagradable idea de que pasaría si, en un despiste, acercara sin querer la boca del tubo de succión al agua de la pecera.

Fuente 4: Hay un fantástico sketch de LA PANTERA ROSA (lo pongo todo con mayúsculas al tiempo que me pongo en pie porque para mi decir Pantera Rosa son palabras mayores) en el que el animalillo va chupando y chupando todo lo que se pone a su alcance con una aspirador hasta que al final se succiona a sí misma...

- ¡Diga!
- ¿Y el vídeo?
- ¿Qué video?
- El de la pantera rosa.
- Es que no lo he encontrado.
- ¡Pues vaya falta de rigor y profesionalidad!

Ni caso.Y luego está la posibilidad de ir introduciendo datos referidos a la actualidad que le dan al relato más cercanía con el presente, y que ten sirven también de inspiración, como es el caso del robo de las canciones de Loquillo, lo del dúo que hace en su último disco con Johny Halliday, el rockero francés que da nombre (o casi) al detective de la historia, la votación para la elección de presidente del Congreso o el nombramiento de los nuevos ministros.

- ¡Qué pasa ahora!
- Y no se olvide de la eliminación del Geta a manos del Bayern, que eso si que dolió.
- Cierto, que se me olvidaba. ¿Algo más desea usted?
- No, de momento no, pero todo se andará.
- Pues gracias.
- De nada.

Y quería también hablar –si me deja el tipo del teléfono - de las fuentes de documentación. Hay ver cómo ha cambiado el asunto en este sentido, con esto del internet. Tú antes te ponías a escribir un relato y perdías muchísimo tiempo documentándote. Ahora, en cambio, pones en el gugel “aspiradores” y te salen todas las marcar y modelos posibles. Yo de hecho iba a introducir en la historia mi modelo de aspiradora real, una Bosch muy apañadita que tengo, pero me salió en gugel lo de la Rowenta y me pareció que el nombre daba mucho más juego, sobre todo por sus posibilidades alfanuméricas: Rowenta, Rowentynuno, Rowentaydos...

Y que decir de la famosísima guiquipedia, de gran ayuda para la búsqueda de fórmulas matemáticas y leyes físicas que uno tenga a bien, por qué no, introducir en medio del relato para explicar con un ejemplo vete tú a saber qué cosa, manejándolas luego a tu gusto con más o menos gracia o mayor o menor fortuna. Oye, que todo es posible y hay gente muy rarita por ahí.

Y esto último lo digo ya, lo de las formulitas, como todos habrá adivinado, con el móvil recién apagado.

15 comentarios:

Irreverens dijo...

A mí sí me sonaba el Superagente 86pero no recordaba lo de las puertas.
:)

Oye, ¿quién es el pesao del teléfono? No será el detective Holiday, ¿no?

Y eso que dices de ir publicando por entregas es muy duro. Con Bruna hubo algún momento en que no las tenía todas conmigo y no sabía cómo seguir... Pero mola mucho. Te obliga a estrujarte las meninges y eso está muy bien.

Besotes

Belén dijo...

Perdona, dile al petardo del teléfono que los de treinta si nos suena superagente86 hombrepordios...

Y lo que te diga, que puedes hacer el pececillo dos y tres, que puedes hacer remakes que el detective puede salir otra vez...

Besicos

P.D ostras... y el tontoelhaba y Bruna? ehhhhh un dueto?

JOAKO dijo...

Yo cuando el agente Smart obligaba al jefe a hacer las reuniones en la cupula del silencio (creo recordar que ese era su nombre) no podia parar de reir.
Jo Macho, que miedo, me estoy combirtiendo en estilografic, me identifico cada vez mas con tus referentes (¡coño, si es que son los de una genereción). Un placer

Estilografic.blog dijo...

Irre: estrujado me hallo, ya lo creo.

Belén: a la próxima llamada le canto las cuarenta, me va a oir.

Joako: anda que no hemos chupao tele de pequeños, ¿eh?

geminisdespechada dijo...

el superagente 86 era el mejor!! Yo, 34, y me acuerdo perfectamente. Y del superhéroe americano también! Ese sí que molaba :)

Irreverens dijo...

Ay, sí, el superhéroe americano!!! jajajaja, el de los ricitos rubios...!!
:D

Estilografic.blog dijo...

Géminis: el superhéroe también molaba, pero yo creo que el superagente era más antiguo. De hecho, yo recuerdo al primero en color y al segundo en blanco y negro. ¡Madre mía, qué mayores somos! (algunos)

Irre: ése, ése, el de los ricitos.

wen dijo...

Juas XD
Qué habilidad la tuya para explicarnos todos esto teniendo a un pelmazo sin identificar dando el coñazo cada dos por tres ( que lo he comprovado varias veces en mi calculadore, y efectivamente, son seis)
Creo que nunca he visto el superagente 86, pero la cabecera la recuerdo :O
Oye, por cierto,que misterio lo del pez de tu hermano, no????

Iván dijo...

Je. La pena del making of es que a veces te rompe la magia. Éste no es el caso, por supuesto.
¿El tío del teléfono te llamaba a través del zapatófono? Creo recordar que Max tenía uno.
Recuerdo la serie aunque no es que haya visto mucha tele de pequeño.

Estilografic.blog dijo...

Wen: gracias por comprobar lo del dos por tres, porque yo no lo había hecho, y vete tú a saber. Me quitas un peso de encima. Sí, lo del pez de mi hermano sigue siendo un verdadero misterio, y el problema es que yo soy el único sospechoso.

Iván: cierto lo del zapatófono, gran invento utilizado por célebres personajes, como nuestro Maxwell Smart y también por Anacleto, agente secreto. Yo no sé por que no se habrá llegado a comercializar, lo del zapatófono. Supongo que por evitar que las llamadas inoportunas acaben por descubrir los tomates de nuestros calcetines.

Mariano Zurdo dijo...

Anda que no me he descojonciado de la risa de enano viendo la serie del superagente 86...
Tengo tu relato impreso e imprimido y prometo leerlo antes de llegar a los 40, hombrepordios.
Besitos/azos.

Estilografic.blog dijo...

Mariano zurdo: ¿A los 40 principales o a los 40 ladrones

Wilde dijo...

Estoy hasta los cojones del puto pececillo, jajajajaja, pero como me rio con tus entradas Estili, te lo he dicho alguna que otra vez, pero es que es cierto, ¿cómo lo haces?

saludazos!

wen dijo...

Oye estilografic..... una semanita enterita sin escribir nada, eh???? a ver si espabilamos XDD
Yo que esperaa que escribieras algo con lo del cura volador de esta semana... XDDD
Un besito, buen finde :)

Estilografic.blog dijo...

Wilde: no eres el único. Yo también lo estoy, del pececillo. Gracias.

wen: llevo diez días tratando de terminar una entrada decente y no acabo de sacar tiempo, se me quedan a medias. Y como los últimos intentos eran relacionados con temas de actualidad, pues no me ha quedado otra que tirarlas a la basura. A ver si esta tarde puedo...