viernes, junio 13, 2008

Día D, hora H (y la escasez de género)

Ya está. Me ha costado lo suyo, pero ya lo tengo. Tras un par de decepcionantes e infructuosas visitas, la una a la mítica tienda de disfraces Vicente Rico y la otra a la afamada Tienda del Espía, saldadas con resultado de “cero patatero” debido a la escasez de género - motivada a su vez ésta por el consabido y dichoso paro de los transportistas - por fin tengo mi indumentaria confeccionada. Entre unas cosas y otras, al final he echado el resto en éste mi disfraz, pero todo gasto es poco para una misión tan trascendente como la que se presenta. Eso sí, espero que de una vez por todas mejore definitivamente el tiempo en Madrid, porque otra cosa no, pero fresquita es un rato, la indumentaria. Claro, con lo de la escasez de genero...

Y es que estoy del todo seguro de que por los alrededores va a haber la tira de policía secreta merodeando, así que llegar hasta el punto de reunión se me antoja que va a ser no sólo complicado, sino más bien peligrosísimo. Supongo que habrá además una puerta secreta que no se distinga de los muros de la fachada y que se abra sólo al activar un mecanismo que imagino se accionará mediante una contraseña que espero se me haga llegar sigilosamente en las próximas horas, porque ya no queda mucho tiempo para el día D y la hora H y la contraseña aún no me ha sido facilitada, supongo que también debido a lo de la escasez de género. Qué nervios.

Mi primera idea era esperar a que comenzara a caer la noche oscura sobre las calles de Madrid, de manera que desplazarse entre sombras por los oscuros callejones del centro de la ciudad resultara mucho más apropiado para pasar desapercibido entre las gentes, pero temo llegar tarde a la cita por exceso de precaución y, sobre todo, que no quede ya de nada en estantes y dependencias del innombrable destino, no sólo en lo que respecta a la mercancía intelectual, sino también, y sobre todo, en lo que se refiere a la llamada intendencia alimentaria o canapeística, si la hubiera. Anda que no complica el asunto, lo de la escasez de género...

Si hay algo que tengo claro a estas alturas es que a pesar de todas las precauciones va a resultar conveniente acercarse por la zona y alrededores disimulando y en actitud “silbante”, como quien no quiere la cosa, para esperar a que un tipo con pinta de sospechoso se nos acerque y nos pida la aludida contraseña. Supongo que sucederá, más o menos, una cosa así:

- Buenassssss.
- Buenas, venía por lo de..... ya sabe.
- Lo imaginaba, chata. ¿Contraseña?
- Es que no me ha llegado. Imagino que por lo de ...
- Sí, la escasez de género, ya. Anda pasa, pasa, y cuidadito al agacharte que no se te vea nada, si es que algo queda por ver, que tú si que vas escasita de genero.

Pues nada, que ya estoy saliendo de casa sigilosamente y sin miedo a ser reconocido gracias a mi asombrosa caracterización, y allá que te voy dispuesto a llegar a tiempo al punto de destino, a pesar de la dichosa escasez de género...

- Hombre, Estilografic, ¿dónde vas así vestido, que casi no se te reconoce?
- Vaya por Dios, vecino. Veo que, en efecto, y a pesar de los esfuerzos, me he quedado en el “casi”.
- Sí, pero no te creas, que me ha costado lo suyo saber quién eras, más que nada porque he salido de casa sin las gafas y no veo un pimiento. Que dónde vas, digo.
- Es que es un secreto que requiere discreción, no lo puedo decir. Se trata de una misión muy pero que muy peligrosa
- ¿Discreción? Pues deberías haber elegido otro disfraz pelín menos... llamativo , ¿no?
- Sé que tan difícil es de creer como de explicar, pero hazme caso. Yo iba buscando para la ocasión un disfraz de biólogo, te lo juro, pero claro, con lo de la escasez de género, ya sabes, al final lo más parecido que he encontrado ha sido esto.
- Desde luego, en lo de la “escasez” no me cabe duda de que has acertado, y en cuanto al “género”, pues resulta de lo más ambigua la cosa, si te digo la verdad.
- Ya.
- ¡Mira que disfrazarte de Anita Obregón!, ¡a quién se le ocurre! ¡Y sobre todo en estas fechas! Si sabes que es cuando presenta su línea de mini bikinis y nos deleita con sus posados en la playa, la moza. ¿No será que a ti también te gusta, como a ella, lucirte ante la concurrencia de esta guisa y me vienes a mí con el cuento de no sé qué misión peligrosa?
- Que no, que no, créeme.
- Pues mira, no te creo. Como no me digas dónde vas tan mona y provocativa, ahora mismito aviso al vecindario para que salgan a conteplar tu bella y sensual estampa por ventanas y terrazas.
- ¡Glups!. Está bien, está bien, tú ganas, te lo diré. A la inauguración de una librería voy.
- ¡Venga ya! ¿Y para eso tanto secreto, tanta carne al descubierto y tanta pose sensual y provocativa, que me estás poniendo malo?
- Verás..., es que...
- Sí, sí, ya sé, lo de la escasez de género.
- No, no es eso. Es que es clandestina, la librería.
- Ah. Haber empezado por ahí..., ¡maciza!

10 comentarios:

Irreverens dijo...

¡¡jajajajajaja!!
XDDD

Entre esto de hoy y lo de aquel día que ibas con un chándal tropecientas tallas más pequeño es que me troncho.

Jope, Estili, cuando te vea mañana no sé si voy a poder contener la risa.
Bueno, eso si te reconozco, ¡maciza!
XDDD

Besotes ¡y hasta ya mismo!
P.S: No me digas que llevas el triquini negro y dorado, ¡¡juás!!

Irreverens dijo...

Perdona que entre de nuevo pero es que no puedo callármelo:

Que esta noche precisamente voy a ir disfrazada de mexicanita, ¡¡andelegüey!! Y me voy a acordar de ti fijo, jajaja!!

Sí, sí, es que tengo fiestorro por todo lo alto. O sea que no respondo de mi estado físico mañana por la tarde...
:D

Estilografic.blog dijo...

Irre: no te lo vas a creer, pero de lo del chándal sí, me suena mucho, pero es que ni me acuerdo. Si lo encuentro me lo pondré encima del triquini, por si refresca.

¡Híjole!, ¿no serás tú el tal Calderón que anda de visita por España? O sea, que mañana se te reconocerá por el disfraz de resaca, ¿no?

Irreverens dijo...

Fue una entrada conjunta con el Zurdo, Náufrago y Clandestino. Creo que trataba de la cena real (con el Rey) o algo así.

Espero que no sea resaca lo que sufra mañana (porque tengo que volver en coche a casa). Más bien sueño, muuuuucho sueño.
:)

Estilografic.blog dijo...

¡Ahora me acuerdo! ¡La famosa cena con el Rey! Cuidadito entonces y pásalo bien.

wen dijo...

Jo, qué envidia envidiosa me dais....
Sin palabras me he quedao... ains...

geminisdespechada dijo...

jo, no sabía que hacía falta disfraz.. no vale con la corbata??? me imagino la irre y yo disfrazándonos y me parto!! qué ganitas, allí nos vemos!!

Belén dijo...

Pasadlo bien por dios!

Yo no puedo ir, estoy secuestrada en Zgz, ha sido totalmente imposible :(:(:(

Os echaré de menos!!!!

Besicos

JOAKO dijo...

¿Es de disfraces la inauguración?
yo iré disfrazado de tío gordo...
Estili, cuento contigo para escapar un rato a ver el partido.
Iré con mi hijo, ¿llevaras tu a las tuyas? ya me vale, son las 16:36 y espero enterarme antes de alir...

Irreverens dijo...

Estili: déjame un email en la cuenta de mi blog, porfa, que no te tengo fichado y quiero mandarte las fotos de ayer.
:)