jueves, septiembre 18, 2008

Vacaciones en el mar: L’Avvenimento (el acontecimiento)

Día 4
Recorrido: de Nápoles a Palermo, Sicilia (167 millas náuticas)
Salida de Nápoles: 19:00 horas
Llegada prevista a Palermo: 08:00 horas
Estado de la mar: llenita toda ella de vertebrados acuáticos de respiración branquial cubiertos de asquerositas escamas, algunos, así como de otras muchas y variadas especies animales, que junto con las vegetales o flora marina vienen a conformar el denominado ecosistema marino o universo subacuático.
Navegación turística: Abandonamos Nápoles con ruta sudeste para recorrer, con las últimas luces del sol y dejando atrás las laderas del Vesubio, la costa de Sorrento, donde moran las bellas y misteriosas sirenas que trataban de encantar con su canto, valga la redundancia, al bueno de Ulises y a otros ingenuos marineros, algunos de los cuales, dejándose atraer embelesados por su sensual voz y vencidos por libidinosos deseos, los muy pillines, acababan naufragando contra las rocosas costas, que les estaba bien empleado, por tontos.

Aparte de los bramidos con los que de cuando en cuando nos obsequia el equipo de megafonía de a bordo, los pasajeros del barco estamos asiduamente informados de las novedades diarias gracias a la publicación del “Tudey”, o mejor “Today”, un folleto que se distribuye camarote por camarote a última hora de la tarde en el que se describen, con todo lujo de detalles, ubicación y horarios, todas la actividades programadas en el barco para el día siguiente.

Así, a última hora del miércoles, por ejemplo, todos los pasajeros conocemos ya la noticia de que el jueves se celebra nada más y nada menos que la esperada “cena de gala” (“la cena di gala”, qué poco original, la traducción). Y yo con estos pelos. Qué nervios.

¿Que qué es la cena de gala? La cena de gala es EL ACONTECIMIENTO (L’AVVENIMENTO). Así, con mayúsculas. Si nos encontráramos en una Universidad diríamos que es algo así como la Ceremonia de Graduación; si se tratase de un colegio hablaríamos del día de la Primera Comunión; de referirnos a una pareja, por supuestísimo que de la señalada fecha de la Boda; en el caso de una competición futbolera, estaríamos sin duda ante la Gran Final y si, por último, nos referimos..., no sé...a una piara de cerditos, estaríamos ante ... ¿El Día de la Matanza? Está visto que, debido a mis miedos y presentimientos - todo el día pensando en que esto se va a acabar hundiendo -, una y otra vez me traiciona el subconsciente o mi tradisce il pensiero.

EL ACONTECIMIENTO consiste en una cena por todo lo alto en la que, previamente, el capitán y toda la tripulación - inmaculadamente vestiditos de blanco - ofrecen al pasaje un refinado y elegante coctail. Y hay que ponerse hecho un pincel para la ocasión.

¿Cómo? ¿qué no has puesto en la maleta el elegante traje de Armani para la cena de gala? ¿No me dirás que no has metido en la bolsa los lustrosos zapatones para el susodicho acontecimiento? ¡Pero bueno! ¿Me vas a decir que no se te ha ocurrido echar la mejor de tus corbatas para lucirla durante la dichosa cenita? Si es usted, signor, o usted, signora, el destinatario o destinataria de alguna de estas preguntas, o questioni, o cualesquiera otras de semejante calado, ya se está buscando la vida para no dar la nota durante la tan cacareada cena de gala. No, no vale plantarse el bañador con el que más paquete marca uno, o las bermudas que cada cual conserva más limpias y relucientes a estas alturas del crucero. Hay que ir de punta en blanco...que no sabes tú hasta qué punto la gente, supongo que ya experimentada, acude de preparada a los cruceros. Y no te digo nada de italianos e italianas Si aquello parecía la boda de Michael Corleone.

Y así, mientras que toda la tripulación al completo, desde el flamante capitán hasta el último mono con chaqueta y pantalón blancos, pasando por el jefe de máquinas, el médico de a bordo, el oficial de seguridad, o el sacerdote, comparte con el embelesado pasaje estos entrañables e inolvidables momentos, en el preciso instante en que el renombrado máximo responsable de la embarcación se dispone a alzar su copa rebosante de burbujeante cava y brindar a la salud de todos los presentes, y con él todos los aludidos miembros de la tripulación imitando el ademán del oficial de mayor graduación, como mandan los cánones, a servidor, mira tú por dónde, se le viene a la cabeza aquel presentimiento disfrazado de incertidumbre, y no duda en interrumpir el ceremonioso acto para lanzar a los siete mares el interrogante de que sí, que muy bien, que muy bonito y entrañable todo, pero que si TODOS, es decir, TUTTI los miembros de la tripulación se encuentran ahora en este bello, lujoso y elegante salón compartiendo con nosotros este inolvidable momento... ¿quién cojones se está haciendo cargo ahora mismito – ¡Dios santo! – del timón de este puñetero cacharroooooo o puttana imbarcazioneeeee?

13 comentarios:

Irreverens dijo...

¡jojojoo, pues es verdad!

XDDD

A lo mejor tiene piloto automático, como en los aviones...

Por cierto, que me he quedado pilladísima con lo del sacerdote. ¿También forma parte de la tripulación? ¡Gensanta!

Estilografic.blog dijo...

Irre: en italiano "il autopilota", que lo sepas. Y sí, el sacerdote forma parte de la tripulación. A ver si no quién va a darnos la extremaunción cuando esto empiece a hundirse.

Estilografic.blog dijo...

O "estrema unzione".

geminisdespechada dijo...

cómo se dice estilografic en italiano? hablas así todo el rato con la gente también? (me da la impresión que sí)

no se me había ocurrido nunca que, claro, si están ahí todos los tripulantes... pero tú qué llevabas para la cena?

y el advenimiento no es cuando bajó el angel a visitar a maría?

Jovekovic dijo...

Eso, eso pregunto yo, ¿ quién está al mando cuando el capitán italiano se emborracha, en un gesto entrañable de camaradería, con el lingüista español?

Belén dijo...

Ostras estil, me has dejado noqueada... y enotnces durante la cena el barco va a la deriva??????

Ya entiendo lo del titanic pues...

Y como fuiste vestido eh eh eh eh?

Besicos

JOAKO dijo...

El piloto automatico es una cuerda atada al timon para que no se mueva, o es que no sabeis que es un barco italiano, si fuera español iria Zapatero a los mandos y si no pues blanco...

Estilografic.blog dijo...

Géminis: es muy fácil, o molto facile: "stilografic". Es que el italiano se pega que es una barbaridad.

Jove: y lo que es peor: y una vez borracho, ¿vuelve a coger el timón, el tío?

Belén: arrugadito, fui arrugadito. Ya me habían advertido y eché el traje en la maleta, pero claro, teniendo en cuenta que para cerrar la susodicha tuve que liarme a saltar y saltar sobre ella al compás del ritmo tequilero de "salta, salta conmigo digo salta...", te puedes imaginar en qué lamentables condiciones llegó la indumentaria.

Joako: no sabes la tranquilidad que me produce escuchar tu sabia explicación o spiegazione.

Wilde dijo...

Cuidadito con la mafia, cuidadito!

Jovekovic dijo...

Mencionan a Zapatero, lo véis, ya lo decía Josemari Supermacho, Zapatero tiene la culpa de todo.
El Hombre, con su sola mirada hubiera gobernado el barco ( hasta las Azores como poco)

Wen dijo...

Jajajajajajajaja... pero hombre, digo yo que igual pararon el barco, no? echaron el ancla, digo. O igual dejaron el piloto automático haciendo círculos... No notaste el estómago pegado a la parte izquierda de tu cuerpo? Eso hubiera sido un síntoma...
O igual tienen un hombrecillo ahi subcontratao o algo para esto...
( espero que sea lo de para el barco )

Irreverens dijo...

Signor Stilografico, que sepa que caíme ya de la higuera.
:P

Mariano Zurdo dijo...

Patidifuso me hallo. No sé que es lo que más me ha impactado, la presencia del cura, los trajes de armani, el barco sin tripulación o tu dominio del italiano.
¿Y no tienen un alquiler de trajes? Porque si no, yo no puedo ir de crucero...
Besitos/azos.