jueves, diciembre 04, 2008

Que no acaben con nuestro sentido del humor

Tengo que confesar que ayer el atentado de ETA me chafó el post, y me supo mal que algunos de vosotros comentarais que os ibais de aquí sin haberos reído y me recordarais que no hay que dejar que acaben con nuestro sentido del humor. Yo mismo decía que hace tiempo que decidí dejar de escribir de ETA a no ser que fuera para reírme de ella. Bien, eso es exactamente lo que voy a hacer, y trataré de paso de recuperar esa sonrisa que buscabais ayer y que no encontrasteis en este blog, aunque en este caso sea una sonrisa con cierto regusto amargo.

Confieso que suelo pasármelo yo solo en grande escribiendo este tipo de diálogos, qué le voy a hacer, a veces soy así de simple. Hoy sin embargo, no me he divertido ni un poquito, pero bueno, ahí va.

Puuuuuum, puuuuuum
- ¿Sí dígame?
- Póngame con Estilografic Pumto Blog.
- Pumto no, Punto. Oiga, ¿quién demonios es usted, que tan malamente suena el timbre del teléfono cuando llama?
- Soy un terrorista. Y su teléfono le suena así porque le llamo desde un móvil de ultimísima generación, un cuatribanda con pantalla táctil y salida para explosivos que provoca tal efecto en los aparatos receptores de las llamadas con la única y sana intención de meter miedo.
- Pues sí que lo mete, sí. Le habrá costado una pasta el aparatito.
- Me he dejado en él todo mi sueldo de un año, procedente todo, el sueldo digo, del cobro de numerosos impuestos revolucionarios. La única pega es que es rosita, no lo había en otro color.
- ¿Y para qué me llama? ¿Qué es lo que desea exactamente?
- Pues aterrorizarle, meterle el miedo en el cuerpo serrano de usted.
- ¿Como hicieron ayer?
- Como hicimos ayer, eso es... Oiga, ¿qué hicimos ayer?
- Pues cargarse vilmente a un empresario.
- Ah, es verdad. Cargárnoslo vilmente, Qué tíos ¿eh?
- Y ya que llama, ¿me podría explicar usted por qué?
- Pueeees.... Bueno, ya sabe, por lo de la elle.
- Querrá usted decir la y griega. La Y vasca.
- Eso, la y griega. Es que la ortografía no es lo mío.
- ¿Y lo suyo qué es?
- ¿Lo mío? Pueeees.... Lo mío es hacer pum. Cojo la pistola y hago pum.
- ¿Y qué mas?
- Bueno, poco más, la verdad. Sé atar las manos un poquito, pero no me quedan muy allá los nudos y la gente me se suelta.
- Y por lo que veo la gramática tampoco es lo suyo, ¿eh? Faltó usted a clase el día que explicaron lo de la SEmana antes que el MEs, ¿no?
- Yo es que no era mucho de ir a clase...
- ¿Y de explosivos? ¿De explosivos cómo anda?
- Jodido, la verdad es que ando jodido. Me se cayó una olla en un pié y desde entonces ando jodido.
- Es usted toda una joyita, ¿eh?
- Ya le digo.
- Pero oiga, ¿ustedes qué es lo que buscan a estas alturas de la película?
- ¿Qué película?
- Quiero decir que qué es lo que quieren, que cuáles son sus reivindicaciones después de tantos años.
- Pueeees... yo hacer pum.
- Ya, pero usted hará pum por algo.
- Bueno, sí... es que siempre he hecho pum, desde jovencito.
- Si quiere le refresco yo la memoria.
- Bueno, refresque, refresque...
- Ustedes buscan la independencia de los territorios que denominan Euskal Herria y no dudan para ello en recurrir a lo que denominan “lucha armada”, que no es otra cosa que ir por ahí extorsionando, secuestrando y matando a gente inocente.
- ¿Todo eso hacemos? Qué brutos.
- Pues sí. Qué brutos. Y dígame, el día que consigan la independencia, si es que la consiguen, ¿Qué van a hacer?
- Pues eso digo yo, algo habrá que hacer. ¿Seguir haciendo pum?
- Pues si no sabe usted hacer otra cosa, tendrá que seguir haciendo pum, a ver qué remedio.
- A ver.
- ¿Y quién se va a ocupar entonces de sacar adelante ese país
- Pues los que hacemos pum.
- ¿Y cree usted, señor terrorista, que estarán ustedes preparados?
- ¿Para hacer pum? Ya lo creo.
- No. Para sacar adelante un país y un pueblo como el vasco.
- Pueees...
- ¿No cree usted que eso sería un caos entre tanta pistola y tanto pum?
- ¿Como en las pelis del Oeste?
- Exacto, como en las pelis del Oeste.
- ¡No me diga!, con lo mal que llevo yo lo de montar a caballo.
- ¿Y eso?
- Es que sufro de hemorroides.
- No me extraña. Eso es de la mala leche que lleva usted dentro, que por algún lado tiene que salir.
- ¡Pum!
- ¿Qué hace ahora?, ¿por qué me dispara?
- Le recuerdo que soy un terrorista, y no me gusta lo que me está diciendo. Acabo de sacar mi mala leche por el cañón de mi pistola, a ver si así ya no me se sale por el culo, que no vea cómo jode.
- Ya. Y yo le recuerdo a usted que esto es una conversación telefónica y que por mucho que dispare a través del teléfono a mí no me da ni un poquito.
- ¡Mecagoenlaleche!, ¡mi moooooovil!

13 comentarios:

JOAKO dijo...

Me relaja pensar que los terroristas también sufren en silencio las hemorroides

JOAKO dijo...

Estili, mira aquí:
http://www.mimesacojea.com/2008/12/libertad-para-euskal-herria_04.html

Wilde dijo...

Es curioso que los maltratadores maten un 700 por ciento más que ETA. Y digo curioso, sin mayor matiz. ETA también es una putada.

Salud!

Estilografic.blog dijo...

Joako: las sufren, ya lo creo que las sufren. De Juana es un claro ejemplo. Gracias por el enlace, me ha parecido muy interesante.

Wilde: pues en eso tienes razón, pero ya sabes que aquello que tiene que ver con la política tienen siempre más repercusión.

Aunque no debería ser así, las muertes por violencia de género acaban interpretándose como un problema personal, mientras que las muertes por terrorismo son consideradas como un problema colectivo. Y repito que, en efecto, no debería ser así. La violencia de género es un cáncer de toda la sociedad.

geminisdespechada dijo...

menos mal, yo también me quedé un poco chof ayer, pero hoy al saber que el móvil es rosa he sonreído :)

Estilografic.blog dijo...

Géminis: rosa no, rosita.

Irreverens dijo...

Pues a mí también me has arrancado una sonrisa hoy (con cierto regusto, pero sonrisa al fin y al cabo).
:D


Y lo que he pensado es: "¿Por qué no les sale la mala leche por la cabeza y así se les revienta?"

Ah, que luego "te" se ensucia todo el blog, claro.
Pues nada.

Un besote
P.S.: Si algún día vuelve a sonar así de mal el teléfono, haces estallar un petardazo de esos del papel marrón con mecha gorda. Verás tú cómo cuelgan...

Belén dijo...

Móvil rosita eh? :)

POdían enseñarle a que hiciera pum en toda su cara, a ver qué gracia le hace...

Gracias estil, por tanto en tan poco

Besicos

Mariano Zurdo dijo...

Digo yo que se podía introducir el móvil rosita por vía rectal, que el pum le vendría fenomenal para la cosa de las almorranas, hombrepordios...

Estilografic.blog dijo...

Irre: ya puestos a manchar, mejor que les reviente la cabeza que no el culo.

Belén: de momento, se ha quedao sin móvil rosita, el tontoelhaba. Gracias a ti por estar ahí siempre.

Mariano zurdo: ¿Te has dado cuenta de que "rectal" te rima con "fenomenal"?

marisa bop dijo...

Sería estupendo librarnos de lacras sólo con sonrisas :-)
No me meto en temas rectales, son muy delicados y hay gustos para todos.
Un beso y gracias por buscar salidas.

Miguel González Aranda dijo...

Que enfoque tan irónico ridiculizando a esos criminales.
Malditos sean!!!

Y me uno a "que no acaben con nuestro sentido del humor!

Gracias Estilografic

Irreverens dijo...

Pues no sé que decirte, eh.
Porque con esas pseudoideas rebotándoles en la cabola, quizás hasta olería peor que el culo, yavestú.