martes, septiembre 26, 2006

El blog del ministro

Visito con escepticismo el blog del ministro Jordi Sevilla y la verdad es que me sorprende gratamente. Esperaba encontrar más doctrina de partido, más enfrentamiento político y, en definitiva, más lenguaje mitinero de campaña electoral. Pero, al menos de momento, no hay nada de eso.

Mala combinación se presupone entre el personalismo de un blog y la disciplina de partido a que todo político se ve sometido, pero parece que el ministro Sevilla se maneja con soltura en esa cuerda floja. Huye por ahora de los asuntos más politizados de la actualidad, como ETA o el 11-M, y parece querer abarcar temas más generales.

Sí que hay alguna referencia a asuntos que han ocupado en los últimos días las páginas de política nacional con fuego cruzado entre los dos principales partidos: una breve tirón de orejas a Aznar, al que se refiere como un “importante político español” que ha dicho que “los musulmanes deben pedirle perdón por haber invadido España durante ocho siglos”. Pero poco más.

La prueba del algodón: en cuanto el ministro empiece a abusar en sus escritos de términos tan manidos como “progresismo” y sus derivados, mal vamos.

Estilografic.art

3 comentarios:

Øttinger dijo...

La verdad es que me da un poco de reparo entrar a los blog de políticos para darles visitas y que cuando comentas algo o te ignoren o te supriman. Veremos qué tal este.

Anónimo dijo...

Pues ni te ignora ni te suprime. Yo he entrado dos veces, y dos comentarios que se han publicado, y te aseguro que no ensalzo precisamente al PSOE (aunque tampoco lo hago con el PP). En mi primera intervención tuve la suerte de que, además, me contestara en el propio blog.

Prueba, es una forma de compartir pareceres y opiniones.
La periodista.
Garbiñe

Estilografic.art dijo...

Démosle una oportunidad, Ottinger, que parece que lleva buenas intenciones. Es cierto que se examinan los comentarios antes de su publicación definitiva, pero también es lógico al tratarse de un ministro (que hay mucho cazurro por ahi suelto).

Yo tampoco bebo los vientos ni por el PSOE ni por el PP, pero me parecía interesante la iniciativa por ser un miembro del Gobierno y por la forma en que lo está haciendo.

En cambio el de Pepe Blanco, precisamente por sus contenidos y su tono, no me interesa ni lo más mínimo.

Por cierto, qué bella expresión la de "beber los vientos". Al parecer, su origen está en la forma en que los perros de caza olfatean el aire en busca de su presa, que parece que en vez de olerlo se lo están bebiendo.

Me he ido del tema, creo.