viernes, enero 26, 2007

ETA y nosotros

Las numerosas aristas y matices que encierra el caso del etarra de Juana Chaos hacen que ni los juristas y expertos se pongan de acuerdo en el asunto (el artículo “todo es defendible en derecho” que publica hoy El País deja constancia de ello), pero si hay alguna idea que debería salir reforzada de toda esta trifulca es la de que la independencia del poder judicial es uno de los pilares fundamentales del Estado de derecho.

Pero ahí están todos, tratando de sacarle partido de la decisión judicial.

Independencia del poder judicial. Estado de derecho. En estos términos también se vislumbran las claves del fallido enfoque del llamado proceso de paz.

Porque ¿cuáles deberían ser las partes implicadas en cualquier negociación que se haya producido, se este produciendo o se vaya a producir con un grupo terrorista? Por un lado, evidentemente, el grupo terrorista (ETA, en este caso); por otro, el Estado de derecho (no Zapatero, ni siquiera el Gobierno, tampoco el Parlamento...). El Estado de derecho.

Debería tenerlo en cuenta ETA al decir en sus comunicados cosas como que el Ejecutivo no cumple sus compromisos del alto el fuego cuando es el Poder Judicial el que debe decidir sobre asuntos como el de la liberación de De Juana.

Debería tenerlo en cuenta el propio Gobierno de Zapatero, que ha presumido y sigue presumiendo de avances significativos hacia el fin de ETA cuando no cuenta con el respaldo del principal partido de la oposición.

Debería tenerlo en cuenta el Partido Popular, que acusa al Gobierno de ceder al chantaje de ETA sabiendo que un sistema democrático posee los mecanismos apropiados para que un Gobierno no pueda adoptar por su cuenta y riesgo decisiones que afecten a la propia composición del Estado.

Deberíamos tenerlo en cuenta todos, y asumir que la guerra que este país libra contra el terrorismo desde hace décadas tiene dos claros contendientes: ETA y nosotros.

Estilografic.art

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y qué es ETA? ¿Y quién es ETA? Yo sé quiénes somos nosotros y tengo claro lo que quiero, ¿qué quiere ETA? ¿Se puede negociar con un grupo terrorista que no sabe lo que quiere, un grupo en el que comandos y aprendices de etarras están incomunicados y actúan por libre? Yo sé qué era ETA y qué quería cuando gobernaba Franco..Mi madre es vasca, y aunque nunca perteneció a ningún grupo, tuvo que correr de la policía por tirar octavillas desde un coche defendiendo la libertad de expresión, la libertad de identificación... LA LIBERTAD.

Llegó la democracia, un paso a la democracia limpio, bello, unificado, aunado... en fin, soy fanática de la Transición y de la democracia española (y de Adolfo Suárez). Esta democracia tan joven que no para de chillarnos que menos subidas de cabeza, que todavía le queda mucho por aprender. Llegó la democracia, volvieron a ponerse nombres vascos, regresaron las icastolas, cada uno habla el idioma que le da la gana... ¿qué es ahora ETA? ¿Por qué lucha ETA? ¿Qué quieren negociar con ellos? Si quieren independencia, no hay problema. Que sometan al pueblo vasco a referéndum, que más de uno se sorprendería del resultado.

Todo se puede llevar a la vía política y democrática.
¿Qué quiere ETA?

Garbiñe

Estilografic.art dijo...

La respuesta a qué es y qué quiere ETA se me escapa, pero no quisiera que se me acabara escapando también la respuesta a qué somos y qué queremos nosotros. Y con tanta confrontación y desunión en nuestro "bando" no vamos a ningún lado,salvo a provocar la sonrisa en gentes como De Juana o Txapote.