miércoles, octubre 22, 2008

La inteligencia, los cerebros y las tarántulas (devórame otra vez)

Una definición inteligente sobre la inteligencia: “es lo que uno hace cuando uno no sabe qué hacer”. La aporta hoy en El País, un tal Richard J. Haier, bueno, más que un “tal” habría que decir que se trata de un “cual”, que suena mucho mejor, porque este tipo es nada más y nada menos que un experto en neurología pediátrica que se entretiene en investigar las diferencias entre el cerebro de los hombres y de las mujeres, que es que hay gente, no me digas que no, a la que le gusta meterse en fregaos que no acaban conduciendo a nada bueno.

Sabiendo a qué se dedica el fulano, resulta lógico pensar aquello de “este tipo tiene una entrevista” y esperar que suelte alguna burrada que permita calificarlo como “baboso machista” o tal vez de “engreído feminista”. Pues no. Ni una cosa ni la otra. Si de algo peca la entrevista que este científico concede a El País es de tanta prudencia o más de la que sin duda se respiraría en un próximo y venidero encuentro entre Sarkozy y Merkel, si es que lo hubiere, después de lo sucedido entre ambos.

Y es que uno diría que a veces la prudencia es también un síntoma o indicio de la inteligencia, y al menos durante la entrevista este tío demuestra ser muy pero que muy prudente. Malo para el periodista, sí, ya sabemos que al entrevistado prudente es más difícil sacarle un buen titular, pero síntoma sin duda de inteligencia. Haier, desde su prudencia, insiste en toda la entrevista en una idea muy interesante que nos dice, en el fondo, mucho más que cualquier titular escandaloso: que necesitamos antes de nada explicar cómo la educación aumenta la inteligencia, es decir, que los factores del entorno contribuyen a la activación y desactivación de algunos genes y que por tanto, es imposible hablar de una base genética en las diferencias entre unos cerebros y otros, tanto cuando hablamos de sexo, de razas o simplemente de individuos.

Pregunta con miga, para empezar: ¿en qué se diferencian los cerebros de hombres y mujeres?“ Redoble de tamborrrrrrr. Respuesta: físicamente, el tamaño medio de los hombres es mayor, pero, añade: “tal vez las mujeres no necesiten tanta cantidad de cerebro para ser igualmente inteligentes”. Chúpate esa, ya te has quedao sin titular estridente. Y démosle un puntito también a la entrevistadora, que opta precisamente por este titular, nada estridente sino todo lo contrario, pero muy revelador de la idea y del espíritu que Haier se empeña en transmitir.

Nueva pregunta con miga: ¿y los homosexuales? Requeteredoble de tamborrrrr. Allá va la respuesta: “Este es un tema en el que no tengo conocimientos, y como científico tengo que darle respuestas basadas en datos y en conocimientos”. Nada, que no hay manera de sacarle un titular a este tío.

Vamos con la última: ¿Se aprecian distinciones cerebrales entre grupos étnicos? Silencio sepulcral... “Esto es muy, muy complicado. No tengo datos al respecto”. Olé tus cojones, señor Haier. Y a pesar de que la periodista aprovecha para recordar las declaraciones menos afortunadas, y menos prudentes, del Nobel de medicina James Watson, quien llegó a afirmar que la inteligencia de los blancos es superior a la de los negros (¡ese sí que era un pedazo de titular!), Haier se limita a insistir en la idea clave de que aunque puede haber diferencias entre algunos grupos de personas, necesitamos antes explicar cómo la educación aumenta la inteligencia.

Y ahora, dando un triple salto mortal con tirabuzón, trasladémonos a lo que hoy nos cuenta El Mundo sobre el comportamiento de la tarántula mediterránea hembra con respecto a los machos, o machotes, de su especie, a los que se zampa tras el coito, la muy bruta. Y es que se ve que las hembras devoradoras de machos están mejor alimentadas, y ello les permite proteger mejor sus huevos (entiéndase por huevos, crías).

Pero todo ello con una salvedad: que el macho copulante, el muy pillo, se ve que ya se conoce la película, así que no se queda ni a echarse el cigarrito tras el polvete, sino que sale por patas (ocho para ser exactos, las patas), silbando chusco el muy pillo aquello de “devórame otra vez....” y protegiendo también en este caso sus huevos (que no crías, sino cuyons), de manera que a la hembra no le queda más remedio que echar el diente a cualquier otro macho que pase por allí despistadillo, ajeno del todo al festín sexual que acaba de producirse, siendo por tanto este otro macho pardillo por partida doble: por haberse quedado sin polvete y porque se dispone a ser presa del canibalismo inherente a la jodida (en cualesquiera de los sentidos) hembra.

Visto lo visto, cabría preguntarle ahora al tal Haier, en este caso: ¿qué cerebro es el más inteligente en este caso, el de la hembra caníbal que mira por sus crías, el del macho copulante que se las pira vivito y coleando después del asunto o tal vez, y sólo tal vez, el del individuo despistado y tontoelhaba que se queda a dos velas y acaba siendo parte del menú de la primera?

Y es que, eso sí que sí, las ciencias avanzan que es una barbaridad.

P.D: Permítaseme que dedique este post a mi querida y admirada
Irre, con motivo (aunque ya pasado) de su cumpleaños, a la que sé que le gustan especialmente estas noticias rarillas y rebuscadas. Un perfecto ejemplo además de pequeño cerebrito (en tamaño), pero enorme en inteligencia y buen humor. ¡Felicidades, apañá!

20 comentarios:

Jovekovic dijo...

He leído el artículo y no he entendido nada, ¿ querrá decir algo? ¿ tengo que medirme el cerebro?
De pequeño tenía una vecina a la que siempre llamaba araña peluda y la tía me mordía, ahora ya sé porqué...¡ Estaba embarazada!

geminisdespechada dijo...

me parto con el tarántulo ese de los huevos, jeje, y el pobre que pasa despistadillo.. también el otro podía irse pero pillar algo de comer por el camino y traérselo digo yo...

la inteligencia no depende del tamaño de irre, jo, que yo soy muy grande (aunque ahora que lo pienso es cierto que ella es más lista, jeje)

Wen dijo...

Oyes, oyes.... qué cosas... La cosa es que he leído el titular en el periódico y he pensado que tenñia pinta de ser una noticia de esas chorras medio inventadas tan típicas de los piriódicos.. y he pasado de leerla XD... Y con lo que has contado de la misma, casi me alegro.. XD ( lo de los homosexuales a qué viene?? hay que ser retorcido... qué tendrá que ver la sexualidad con el género..)
En fins pilarins XD, menudo elemento XD

Por cierto, que bonita dedicatoria :)

Irreverens dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Irreverens dijo...

¡¡¡GRACIAS, APAÑAO!!!
:D
:D
:D

Me ha encantado la entrada, sí, sí. Sobre todo la parte tarantulera, jijiji.
:P

[Luego me paseo por los vínculos noticiosos, que ahora estoy con los ojos "inritadísimos" de tanta pantalla y el estómago se me queja, el pobre.]
:)

En cuanto a mi cerebrito, me ha hecho mucha gracia tu dedicatoria, la verdad, porque "mi" Adri siempre dice que como tengo un pentium metido ahí dentro con calzador pues claro, se me recalienta. Y QUE luego es cuando voy y suelto sandeces, ¡jajaja!
XDDD

Muchas gracias, de verdad.
:))))

Además, con este ritmo infernal de trabajo que llevo últimamente, me hacía falta quedarme con esta cara de bobalicona que tengo ahora mismito.

Un besote.

P.S.: Geminitas, yo de lista, no más que tú ni que nadie en este blog. Cafre, seguramente sí.
XDDD

P.S.: Sobre cerebros: en su día me leí El cerebro femenino de una tal nosequé Brizandine y la verdad es que tiene su aquél para comprender el a veces raro funcionamiento de nuestros cerebelitos.

Irreverens dijo...

Acabo de leer las noticias y he visto que en El País han puesto esta Fe de erratas:

Por error, se publicó mal el nombre del experto entrevistado, que es Richard J. Haier y no Hailer.
:)

De nada, rey.

Belén dijo...

Pero es que acaso insinuas que el cerebro de irre es mayor que los demás... o que es una hembra canibal? jajajajajaj

besicos

Carlos Añejo dijo...

Tengo que hacer una apreciación, tengo que hacer una apreciación. El macho tarántula no se fumaría un piti tras el polvo. De fumar se fumaría cuatro a la vez, mientras las otro cuatro patas se las pone en la nuca, entre la nuca y la almohada, para ser más exactos.

Me ha gustado mucho este post.

Mariano Zurdo dijo...

¿Nombre en latín del macho tarántulo ibérico que no se come una rosca? "Cornudos apaliadis".

Durante la carrera escuché tantas sandeces basadas en datos sin contrastar, que la prudencia y la sensatez cada vez me merecen más respeto.
Besitos/azos.

iván dijo...

Y quitarle al pobre tarántulo la ilusión de ver nacer a sus cientos de crías... Habrase visto cuanta traición. ¿Alguien conoce un padre tan "sacrificado"?

Irreverens dijo...

Belén, mayor no puede ser porque mi cráneo es rollo "jibarizao", jajaja!
Y lo de caníbal, no me lo dices tú a la cara!!!
XDDDDD

Belén dijo...

Dime sitio y hora bonita, y te llamo lo que digas...(previo pago de cerveza...)

jajajajajajjaja

Besicos

Estilografic.blog dijo...

Vamos a ver, vamos a ver..., que os dejo un rato solitos y se me desmadra el personal. Belén e Irre, Irre y Belén: no me discutáis por el tamaño de las cabezas, hacedmelfavor. Discutid si acaso por el de las cervezas. El tamaño digo.

Jove: ¿y tuvisteis al final arañitas peluditas?

Géminis: tu es que eres grande en todos los sentidos, amigamía. En los buenos sentidos, me refiero, claro.

Wen;: es que, en realidad, todas y cada una de las noticias que vienen en los piriódicos son, y cada vez más, chorras y, sobre todo, medio inventadas. Me temo.

Irre: corregido queda, comoverás.

Belén: lo dicho, que por la tripa te corre un bicho (peludo y con ocho patas).

Carlos de los naufragios: magnífica apreciación, sí señor.

Mariano de los zurdos: no sé cuál es más acertada, si la primera o la segunda parte de tu comentario.

Iván: sacrificado con patatas, además.

Anónimo dijo...

Sí, tuvimos tres, eran dos niños y una niña. La niña llamaba moñacas a sus hermanitos hasta que se los comió, porque el novio se escapó a tiempo; después se afilió al PP arañil y se afeitó el bigote y se dejó el pelo largo.

Jovekovic.

Irreverens dijo...

A ver, Belén, previo pago de cerveza... ¿por parte de quién?

Y no me busques las cosquillas, que te propongo una fecha ahora "pispo"!
:D

JOAKO dijo...

Lo que más me alucina de las dicusiones sobre la inteligencia es ese afan de segmentarla por sexos, razas, opciones sexuales, etc. Si yo etuviese delante del cientifico le preguntaría por mi inteligencia, y como trasmitirla a mis prole, o a mi entorno. y porque os preguntareis, pue porque lo que más abunda son los estupidos, los he conocido hombres, mujeres, homosexuales, negros, chinos... es lo que tiene la estupidez, que es muy democratica, mucho más que la inteligencia, parece ser.
Las arañas tambien practican el canibalismo, como las mantis, y siempre salen a relucir cuando se habla de lucha de sexos, habria que estudiar cuanto tiempo pasa hasta que aparece la palabra "mantis" en una conversació/discusión sobre la guerra de sexos.

Belén dijo...

Las cervezas, querida Irre.. a escote caballero, jajajajajjaja

Y el tamaño si importa... yo quiero pintassssss

besicos

Irreverens dijo...

Joako, pues yo tengo una amantis en la terraza.

Y ahora que lo dices, al macho no lo he visto...

Irreverens dijo...

Belén, ¿"a escote caballero"?

Glups, ¿y eso qué es lo que es?

Anónimo dijo...

me gusta como escribes :D saludos