viernes, febrero 20, 2009

Acto tercero (Ge-no-va-ya-no-va, segunda parte)


Baile de Carnaval del Partido Popular. No sé yo si ha sido una buena idea al final lo del baile, porque, claro, a ver ahora cómo demonios sabe el espectador quién es quién en este galimatías, si va to’dios disfrazado. No obstante, y para una mejor comprensión de todo lo que en adelante aconteciere, daremos algunas pistas. Don Mariano es el que va disfrazado de Zapatero, y además se le reconoce enseguida por lo de la mano, que la sigue teniendo incandescente y hecha un Cristo. El Dr. Ánsar es el que va de Tejero, y se le reconoce, obviamente, por el bigote, aunque lleve la melena recogida en moñete bajo el tricornio. Pacocamps es el del antifaz, no por nada, sino porque va disfrazado de El Zorro. Doña Esperanza va de Un Señor Gallardo; y Un Señor Gallardo, de Doña Esperanza. Dolores de Quépedal va de botella. No, no de Ana Botella, sino de recipiente de cristal para líquidos. En el momento de levantarse el telón los invitados charlan, comen, beben y bailan al son, una vez más, del tarí, tarí, tarirorarí...., la mar de contentos todos, como si aquí no pasara nada, con la que está cayendo....

Dr. Ánsar (con tono elevado para que se entienda con la música de fondo, y esto vale ya para todos, ¿eh?): Qué, ¿cómo va lo tuyo, Mariano?
Don Mariano: Bien, bien, Doctor, el Patabajín va haciendo su esperado efecto.
Dr. Ánsar: No, no, si digo lo otro.
Don Mariano: Ah, bueno (enseñando su mano chamuscada), ya me he acostumbrado. Lo peor es a la hora de miccionar, que no hay cómo agarrarla. Por lo demás... uno acaba haciéndose a todo.
Dr. Ánsar (negando con la cabeza): Que no, que no, que digo lo otro, lo de la cacería.
Don Mariano: Ah, pues es que...
Dr. Ánsar (enfadado): ¡No me digas que no le estáis utilizando tal y como te dije!
Don Mariano (dubitativo): Sí, pero...

(En eso preciso instante todas las conversaciones, la música también, se detienen y se hace el silencio en la sala. El efecto tiene que ser algo así como si el tiempo se hubiera detenido o, al menos, ralentizado, como si todo sucediera muy, muy despacito, como a cámara lenta. Tooooodos los invitaaaaaados se giiiiiran leeeeeentamente hacia la pueeeeerta, abreeeen muuuuucho los oooojos, todo leeentameeente, y exhaaaaaan un profundo oooooooooooh de admiración, al ver entrar a .... Penélope Cruz. Y habrá algún espectador espabilado que diga: ¿y cómo sabemos que se trata de la verdadera Penélope Cruz y no, por ejemplo, de Rita Barberá disfrazada? Pues muy fácil: porque viene acompañada de su hermana Mónica, y que se sepa, Rita Barberá no tiene una hermana que se llame Mónica, listos, que sois unos listos).

Penélope Cruz (dirigiéndose a la concurrencia, en general): Hola buenas, yo venía por lo de la fiesta de los Oscars. ¿Es aquí?
Pacocamps: me parece que te has confundido de sarao, guapita.
Penélope Cruz (sorprendida): ¿Seguro? ¿alguien me puede decir quién es jefe de todo esto?

(Silencio otra vez. Ante la pregunta de la actriz, la tensión se palpa en el ambiente. Se miran los unos a los otros sin que nadie se atreva a contestar y así transcurren de nuevo unos segundos de absoluto silencio. Ahora sí que se puede decir que se detiene del todo el tiempo, porque nadie se mueve ni dice ni mu. Al final, Don Mariano se decide a romper el hielo).

Don Mariano (dubitativo): Estoooo, creo que yo. Yo soy el jefe, sí. Permítame que no le bese la mano, bella señora, pero me pilla usted dando buena cuenta de los sabrosos canapés.
Penélope Cruz (con gesto de desagrado): Pues permítame que no se la bese yo a usted tampoco, pero es que la tiene hecha un asquito.
Don Mariano: Y dígame, ¿qué les trae a usted y a su graciosa hermana por aquí?
Penélope Cruz: Pues eso, que veníamos a la fiesta de los Oscars, pero me parece que, en efecto, nos hemos debido confundir de “special event”.
Dr. Ánsar (interrumpiendo la conversación): Señoritas, si quieren ustedes tomar algo, están invitadas.
Penélope Cruz (asustada): ¡Huy, un golpista! ¿Dónde nos hemos metido, hermana? Vámonos, vámonos... (se largan las dos por donde han venido).

Dr. Ánsar (retomando la conversación con Don Mariano): Te decía lo de la caza, que...
Don Mariano (se echa a llorar): No puedo más, no puedo más...
Dr. Ánsar (asustado): pero Mariano, hijo mío, ¿qué te sucede? ¿Te duele la mano?
Don Mariano (derrumbándose del todo): ¡Qué mano ni que niño muerto...! Tengo que contarlo..., tengo que contarlo...

(Don Mariano toma aliento y respira profundamente tres veces, tres, pareciendo sacar fuerzas de donde no las hay, y a continuación coge una cucharita con su maltrecha mano y empieza a dar golpecitos en la copa, soportando el tremendo dolor que se supone le causa el atrevido gesto, y todo ello para llamar la atención de todos los presentes, que se giran hacia él. La música se detiene de nuevo. Otra vez el dichoso silencio).

Don Mariano (con voz temblorosa): Queridos invitados, ha llegado el momento de confesar toda la verdad...
Dr. Ánsar: ¿Cómo?
Pacocamps: ¡Qué dice!
Esperanza. ¡Se ha vuelto loco!
Un Señor Gallardo. ¡Por fin va a tirar de la manta!
Dolores de Quépedal: ¡Esto es el fin!
Don Mariano: Ahora vais a saber por fin en que consiste mi verdadero problema....

Pero para cuando Don Mariano procede a colocar el culo en pompa y soltar tres sonoras ventosidades semejantes a los tres “pums” en su día confundidos con disparos, ya en el baile no queda ni Dios, todos habrán salido huyendo despavoridos, temerosos de lo que allí pudiera revelarse. ¿Todos? Todos menos dos, dos sospechosos personajes que, escopeta al hombro y luciendo vistosos disfraces de cazador, apuran sus bebidas y guiñan el ojo al público en señal de complicidad, al tiempo que cae lenta y definitivamente el...

TELÓN
(fin)

13 comentarios:

Estilografic.blog dijo...

Feliz fin de semana de Carnaval a tod@s.

Irreverens dijo...

Pues sí, menudo fin de semana... carnaval, óscars, tramas, espías...

Vamos, tranquilito, tranquilito, oiga.
:D

¿De qué te disfrazas tú?

Estilografic.blog dijo...

¿Yo? De Anita Obregón ya ni se me ocurre después de las últimas experiencias. Quizás me decida por el de Pepiño Blanco, que ése si que no es manco.

Irreverens dijo...

¡Qué soso!

Yo me voy a disfrazar de maratoniana de pelo corto, lo cual tiene su aquel porque para esconder las orejas lo voy a tener difícil, no te creas...
XD

Jovekovic dijo...

Ahora que vamos a ganarlo todo según el padrino Laporta, sólo me queda la intriga de tu obra de teatro.

Belén dijo...

espera, seguro que Penelope era ella y no otra? mira que es un baile de carnaval...

besicos

Estilografic.blog dijo...

Irre:
¿Dices que es soso Pepiño?
¡Pero si es igual que un niño!

Jove: pues me han dicho que en el Barça ya hay más de uno al que no le va a hacer falta tomar Patabajín, del jiñe que le está entrando del ver al Madrid a siete. Y mira que siete todavía son puntos, ¿eh?.

Belén: seguro. ¿No te digo que Rita no tiene ninguna hermana que se llame Mónica?

Mariano Zurdo dijo...

Ayer todos se disfrazaron de gallegos. Acojonante, ayer hablaba gallego en la campaña hasta Quépedal...
La realidad, que se empeña en dejar a la altura de betún a la pobre ficción...

Irreverens dijo...

Pues claro, Zurdito, si es que las lenguas minoritarias no sirven de nada... hasta que ayudan a sumar votos.
:)

Estilografic.blog dijo...

Mariano Zurdo: imagínate, y además al final el cazador cazado. Si es que tenemos una clase política...

Irre:
Todo lo que sea sumar votos
es que los pone como motos.

Wen dijo...

Estilografic, entraba solo para decirte que a mi madre le ha encantado tu relato, el de Te lo juro por mi vida. :D Dice que es genial y que se ha reído un montón :)

Estilografic.blog dijo...

Wen: ya que entras puedes decir más si quieres ¿eh?, que te voy a a cobrar lo mismo. Ah, y dile a tu madre que es un cielo.

Wen dijo...

Estilografic, que mi madre es un cielo no te lo voy a discutir, pero lo que tiene es criterio, básicamente XD.
Dice que los que más le han gustado son el tuyo y el de Carlos, para que veas el criterio que tiene :D
Un abrazote, y ya que me cobras lo mismo diré..... Al abordajeee!!!! ( porque siempre lo había querido decir )