martes, octubre 16, 2007

El jardín de la Moncloa

Puedo prometer y prometo que no volveré a ver una película de terror en mucho tiempo. Tú fíjate lo mal que habré dormido después de haber visto El orfanato que no se me ocurre hoy otra manera de empezar el post que con el “puedo prometer y prometo”, frase que ni siquiera sé si la Ley de Memoria Histórica prohíbe pronunciar, de centrista y trasnochada que resulta.

Trasnochar, lo que se dice trasnochar yo sí he trasnochado lo suyo porque, vamos, no he pegado ojo en toda la noche, de las pesadillas. Qué miedo.

Niños jugando en el jardín de la Moncla. Un dos tres, al escondite inglés, sin mover la manos ni los pies.... Un, dos, tres, al escondite inglés, sin mover las manos ni los pies ... El tierno Cetapé, apoyado en el muro, se vuelve una y otra vez, arquea sus cejas y allí no aparece nadie. Prueba ahora en catalán: Un, dos, tres, butifarra de pagès... Y tampoco. Lo hace en ruso, noruego, sueco, italiano, belga, francés, inglés... y allí no sale ni Dios. Por fin, se decide a hacerlo en vasco: bat, bi, iru... (creo que era algo así) Y ahora sí, al fondo, tímidamente aparece el pequeño Ibarretxe, el niño de la mala leche.

Mientras en un rincón del jardín, ajeno a todo, el niño Tootels llora porque alguien le ha cogido sus canicas, y Javiercito, con pantalón corto y camiseta del Racing, lee el cuento del método Coué que le han traído los reyes absorto con la música del clavicordio que parece llega desde el scriptorum.

Otros dos pequeños hacen grupo sentados en el suelo y con los pies colgando, no me digas cómo. Juegan a la Ouija, invocando al espíritu de Viguetana. Se trata de Marianín y Clandes, pero Viguetana no se manifiesta, que se ha ido corriendo, y en su lugar aparece el alma de Franco. Preguntan quién es el mejor niño del Orfanato. El vaso se mueve. Marca la M, marca la A, marca la Y, marca la O, marca la R. ¡El mayor!, ¡el mayor!, grita Marianín dándose por aludido. Pero el vaso continúa su terrorífico recorrido y ahora marca la O, la R, la E, la J y la A. ¡El orejotas!, ¡el orejotas!, rectifica Marianín. Y Clandes le va a hacer la rima – “tócame las pe...” – pero se arrepiente, porque se trata de un muchacho muy pero que muy educado.

Mas allá, en los campos de trigo, la bella y dulce Vitru se esmera en apartar y cortar las espigas buscado la flor de la felicidad con la que alimentar a su pequeña hada. Una niña desesperada llora lágrimas de injusticia con las que forma un mar de preguntas y más preguntas que esperan dar con la solución a la muerte de un planeta que Wendy sobrevuela, de la mano de Peter Pan, destino al país de nunca jamás de los jamases.

P.D: Sirva esta entrada como agradecimiento a todos cuantos comentáis y leéis este blog.

Y si de alguno me olvido
que su nombre dé por imprimido.
O mejor impreso.
Pues eso.

17 comentarios:

Mariano dijo...

Mayor Oreja, qué gran demócrata.

Estilografic, anonadado me hallo ante tu entrada certera.
Voy a ver si me como lo que tengo en la tartera.

¡Entradón compañero!

Estilografic.art dijo...

Mariano:

Prefiero yo acuidir a ciertos bares
antes que tirar del famoso tupperware.

Estilografic.art dijo...

Digo acudir.

tootels dijo...

No me va a quedar mas remedio que ir a ver la peli de los coj... huérfanos... si encima dices que salgo, llamo ahora mismo a la p. sgae para que cada uno reciba lo suyo...
La entrada muuuu bien trenzada.. qué clase... pues eso me "despedo" prrrrr!
NUNCA MAIS

Mariano dijo...

Yo hoy no tengo nada cocinado,
así que me comeré un emparedado.
De máquina, el emparedado, digo.

Estilografic.art dijo...

Lo de los emparedados recuerda
al Oso Yogui un montón
así que si me das cuerda
me voy al parque Yellowstone
a comer.

Desesperada dijo...

en ocasiones veo marianos.

Mariano dijo...

"¡Mira Boo-boo, que buena pinta tienen los emparedados de esos campistas!"

Qué gran frase, coño.

Clandestino dijo...

Mi cerebro que es muy caprichoso, me devuelve una imagen de un teatro, donde el público aplaude a rabiar, y yo me pongo de pie para gritar: BRAVO!!!, BRAVO!!!

No rima, pero es que yo soy más de prosa.

Viguetana dijo...

Estiliiiiiii.... Estiliiiiiii....
Sopla el viento en la ventana, las cortinas se despegan suavemente de la pared y un escalofrío recorre tu espina dorsal.
Alguien posa una mano fría en tu hombro. No te atreves a girarte.

De pronto, en un gesto relámpago, tu cara es asida por dos manos que te obligan a girar la cabeza y seguidamente notas como alguien estampa sendos besazos en tus mejillas.
Soy yo. Viguetana. Que ya he vuelto.
Sólo quería darte las gracias por tus geniales entradas.

wen dijo...

Yo tb había pensado ir a ver esa peli, pero es que la última de miedo que fui a ver me la pasé con las manos en la cara y no llegué a ver a la mala siquiera. Además juré y perjuré no ir a ver más pelis de miedo al cine, sabes? pero bueno, eso siempre lo digo.
Es que tengo la virtud de asustarme cuando nadie mas lo hace y me quedo sola en mis gritos y exclamaciones blasfemas asique claro.. encima paso una verguenza de la ostia XDD.
Por cierto qué pedazo de post jejeje, cómo se aprecia a veces las diferencias!

Estilografic.art dijo...

Tootels: a ver qué consigues de la SGAE y reclamamos todos.

Mariano: que dos tíos má grnades, Yogui y Boo-boo

Deses: qué desagradable, tanto mariano.

Calndestino: si no rima no me vale, que Mariano está que se sale.

Viguetana: no gano para sustos contigo. Gracias a ti por no faltar casi nunca, aunque sea en espíritu.

Wen: no es que sea de mucho mucho miedo la peli, pero sí tiene alguna que otra escena de esas que la gente pega un grito.

vitruvia dijo...

Pero es que os habeis propuesto ponerme un superhipermegalistón altísimo para mi poema de mañana???
Estil, ha habido entradas tuyas tan buenas que creí que no lo superarías jamás (entiéndaseme esto que digo) pero veo que me equivovaba de cabo a rabo. Enhorabuena.
(Por cierto, mi descripción me ha parecido bellísima, gracias)

Viguetana dijo...

Estili: Yo estoy SIEMPRE (vamos, ¡mi espíritu seguro!).
:D
No lo olvides... je je je!

La interrogación dijo...

Coño, casi llego tarde aunque más vale tarde que nunca. ¡Qué digo! Si me pierdo esto me muero. Bueno, me iría a ver al espíritu de Viguetana.

Estáis todos como unas regaderas, de esas para regar tiestos que puestos en un jardín, aunque sea el de la Moncloa quedan de miedo. Como la peli, no?

Besos

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Entonces, ¿estamos todos muertos o somos muy fantasmas? (Es que no he visto la peli, y se nota, ¿eh?).
Gracias por lo de la camiseta, aunque a mí de crío me decían Javierín (a ahora, por seguir la tradición, se lo digo yo a mi niño).

banderas dijo...

Me reconozco un escaso lector de blogs (mi tiempo no da para más) pero hoy he caído por estos lares y, la verdad, me lo he pasado en grande. Sigue así, Estili... que reir es muy sano y contigo acabo de hacerlo con ganas.

Un abrazo ;-)