viernes, octubre 26, 2007

Exámenes

Dos aspectos sobre los que no se ha hecho demasiado hincapié me siguen llamando a mí la atención en relación al desagradable asunto de la agresión a la muchacha ecuatoriana en el tren de Barcelona. Sobre ambos me voy a hacer dos exámenes, a ver qué nota saco.

El primer asunto me hace pensar que podemos estar tranquilos. Nuestros trenes, qué digo nuestros trenes, nuestras ciudades, qué digo nuestras ciudades, nuestro país entero, todo él, esta lleno de ciudadanos valientes dispuestos a partirse la cara por nosotros. Salvo uno, que también es mala suerte: el testigo que iba en el tren.

No paro de oír a políticos, tertulianos, ciudadanos, etc., expresiones del tipo de “no entiendo cómo...” referidas a la actuación del viajero que fue testigo impasible de la agresión. Nadie entiende cómo no ayudo a la muchacha, todo el mundo, sin excepción, hubiera actuado de otra manera. Hay gente que incluso debe llevar el disfraz de Supercoco debajo del traje, para una urgencia. No veas qué peso me quito de encima.

Me voy a hacer, entonces, el primer examen: si me viera yo en una situación como ésa, sin saber que me están grabando, claro, ¿procuraría comportarme como un ciudadano ejemplar y defender a la agredida? Bueno, yo creo que sí, mis ideas y mis convicciones me dan una respuesta afirmativa... Pero hombre, no sé, me está viniendo una duda, ahora que nadie me oye, no sé si el miedo me lo iba a permitir, la verdad. Mira, voy a hacer una cosa, casi que mejor me callo y espero a que se produzca la situación para demostrar mi valentía, si es que la tengo, que yo creo que sí.

El otro asunto tiene que ver con la tan cacareada expresión de “yo no soy racista...” que tanto nos gusta pronunciar. No cabe discusión sobre que el acto cometido por este energúmeno resulta del todo reprobable. Todos nos echamos las manos a la cabeza y nos cagamos en la madre que parió al agresor. Nosotros no somos ni racistas ni violentos, no, ninguno cometeríamos un acto de este tipo con un emigrante ni con nadie. Lo reprobamos, ponemos verde al agresor y se nos hincha el ego, de tolerantes y buena gente que somos, faltaría más, mecagoenlaleche. Con eso, ya nos quedamos tranquilos y satisfechos.

Ahí va el examen sobre este segundo punto: aunque no se nos ocurra darle una paliza a nadie sin motivo, en realidad, ¿qué hacemos nosotros en nuestra vida diaria, los que somos “buena gente”, por favorecer la integración de los inmigrantes en nuestro entorno?¿Los miramos sin desconfianza? ¿Nos gusta que nuestros hijos compartan colegio con ellos? ¿Nos fiamos de su capacidad para ejercer trabajos de responsabilidad? ¿Les abrimos realmente nuestro corazón?

Yo, permítanme la sinceridad (y aprovecho para pedir perdón), no sé qué nota sacaría si me sometiera al primer y al segundo examen. Tendré que seguir esforzándeme en lugar de presumir de tolerancia y solidaridad, porque tengo la sensación de que el diez no lo consigo, eso seguro.

Estilografic.art

12 comentarios:

Mariano dijo...

Primer examen: a mí la violencia me bloquea. Me cuesta reaccionar. Así que creo que en un caso así tardaría en hacer algo. Seguro. Ojalá que no me pase y si me pasa pueda reaccionar. Me pongo generosamente un: Debe mejorar.
Segundo examen: me quedo sin respuesta. Los comentarios de mis amigos que son padres hacia el nivel de la educación y la peligrosidad de los colegios públicos por los inmigrantes seguido de ¡y que conste que no soy racista! me hacen pensar que como soy soltero y sin hijos no vivo en la realidad. Yo no soy racista, pero tampoco hago nada por la integración. Así que me suspendo sin pudor.
Ver el toro desde la barrera, como subtítulo para tu entrada.
Buen fin de semana.

Estilografic.art dijo...

Valiente comentario, Mariano. Un diez en sinceridad te pongo y bienvenido al grupo de los que debemos mejorar.

wen dijo...

Pues yo no se qué decír, en una situación así, comentaba ayer en otro blog que creo que una sola persona, a no ser que se vea muy superior fisicamente al agresor es difícil que haga algo. Yo seguramente hubiera echado a correr en busca del revisosr o un segurata. Antes de ayer murio un chico precisamente por defender a una chica a la que estaban agrediendo en valencia creo.
Y lo segundo pues a ver, yo no soy racista y sí hago por la integración. Antes trabajaba de voluntaria en alguna ONG, ahora simplemente trato a todo el mundo del mismo modo, que es lo que me parece más lógico y normal. Y sobre todo intento que la gente y los medios no me metan el miedo en el cuerpo hacia los extrangeros, que es algo que se les da muy bien por cierto.
Creo que en esto no aprobamos nadie estilografic jajajaja, es que menudos exámenes difíciles coño!! cómo te pasas!

Clandestino dijo...

Me gusta cuando somos capaces de ser sinceros, como lo has sido tú, y de plantearnos este tipo de cuestiones.

La interrogación dijo...

Yo también hago exámen de conciencia. Para serte sincera yo creo que también me habría quedado bloqueada aunque no sé si con la cara de pasmarote que tiene el tío. Al menos en el vídeo.
Lo que no entiendo de él es que, vale, corría el peligro de que a él también le dieran un patadón. Pero ¿y después? ¿No es capaz de levantarse e ir donde la chica e intentar ayudarla o consolarla o yo que sé? No le dirige ni una mirada, ni un ¿estás bien?

Sobre el racismo. Yo creo que no lo soy. Desde bien pequeña he tenido la oportunidad de comprobar que cualquier tipo de prejuicio hace daño, y mucho. Lo mismo me da que se humille a una persona por su raza que por sus defectos físicos o por su forma de hablar. Siempre he sido muy observadora y hasta presumo de tener cierta capacidad de empatía. Vislumbrar el dolor que sufre una persona por que la hacen sentir diferente me duele enormemente.

En cuestiones sobre racismo, y hay mucha gente que por pura incultura fascistoide o incluso por miedo, rechazan a los que son de otro color. Con educación y cultura (viajar, leer, abrir los ojos)esas sensaciones deberían cambiar.

Y como me estoy enrrollando como un pergamino viejo, escribiré sobre ello en cuanto tenga ocasión. Hala.

Besos

Blasfuemia dijo...

yo el primer exámen tengo muchas posibilidades de suspenderlo. Respecto al segundo, estoy segura de aprobarlo, a lo mejor no con nota brillante pero lo aprobaría. Hay gente que me cae mal, pero normalmente no tiene que ver con color de pie ni con cuentas bancarias (porque sobre el racismo hay mucha hipocresía: que no es lo mismo un gitano o un negro o un.... pobre que uno rico, famoso, culto, etc. Va a ser que el racismo lo mide el dinero, más que otra cosa)

Blasfuemia dijo...

color de pie= color de piel :D

Estilografic.art dijo...

Wen: otro diez a tu sinceridad. Bienvenida al grupo de los que intentamos ir mejorando.

Clandestino; creo que es necesario, que tampoco somos tan perfectos.

Inte: espero que escribas, que estas cosas se te dan bien, creo. Te apuntas entonces al grupo de los "mejorables", ¿no? Diez en sinceridad.

Blasfuemia: "mejorable", entonces, como nosotros. Pero creo que estamos en el buen camino. Diez también en sinceridad. Imaginaba lo del pie, pero gracias.

El grupo de los "supercocos" sigue estando vacío.

Desesperada dijo...

pues yo aprobaría los dos, me temo, porque tengo un carácter irracional que se lanza cuando ve a alguien humillado o maltratado, sea persona o animal, y jamás he tenido en cuenta el color de la piel de nadie, ni su procedencia, para tratarlo. creo que, afortunadamente, muchos aprobaríamos los dos exámenes... como dice inte, a lo mejor no nos abalanzaríamos sobre el agresor, pero tampoco nos quedaríamos así, como el testigo, sin ni siquiera acudir junto a la chica a ver si está bien tras los golpes...

vitruvia dijo...

En el primer examen póngame usted el interrogante, porque sin haberme visto en tal, no sé como reaccionaría. Y desde aquí quiero defender al chaval que se quedó parado, porque estoy segura que ahora se da de cabezazos por no haber acudido a ayudarla, y es que todos nos equivocamos alguna vez en la vida. De lo errores se aprende y él seguro que ya se sabe la lección. Y aprovecho tambien (es lo bueno que tiene comentar las entradas con tanto retraso) para repudiar las declaraciones de un mujer que definitivamente ha cagado fuera del tiesto, me refiero a Espe Aguirre. Vergüenza me da que haya mujeres en semejantes cargos para quedar a la altura del betún.
En el segundo examen, pues tres cuartos de lo mismo, porque aunque creo estar convencida de ayudar a la integración de la mejor manera que tengo al alcance, osea, tratando a todo el que me rodea por igual, incluyendo el que puedan caerme mejor o peor sin importarme el que dirán, estoy convencida de que todos podemos hacer siempre algo más.

Viguetana dijo...

Pues obviamente, con lo canija que soy, yo no me atrevería a enfrentarme a un tío con malas pulgas. Pero quizás habría intentado llamar con el móvil a la policía, al menos.
En cuanto al segundo examen, creo que trato igual a toda la gente con la que me interrelaciono pero sin duda alguna tampoco sacaría un diez (ni mucho menos) en ambas pruebas.
UNA ENTRADA MUY HUMANA, ESTILI.
Gracias por ser así y hacernos reflexionar desde la humildad y la honestidad.

Viguetana dijo...

Yo no he visto el vídeo y acabo de leer los otros comentarios.
Lo que sí que habría hecho yo es preocuparme por la chica, sin duda.
En cuanto a lo de mejorar me lo aplico en el sentido de que seguro que en algunas situaciones sí me podrían los prejuicios (aunque todavía no se halla dado la circunstancia).