jueves, octubre 04, 2007

Voces de la radio

Tienen magia las voces de la radio. Quienes habitan ahí adentro, en esos cada vez más pequeños receptores, no pueden ser periodistas, siempre lo he pensado. Son algo más. Cualquier periodista no puede ser locutor de radio; yo no, por ejemplo. Hay que tener eso que muchos no tenemos, voz de radio. No sólo es lo que se cuenta; es, sobre todo, cómo suena y hasta dónde llega el sonido.

Incluso hay gente que tú la oyes por la calle y parece que se ha escapado de la radio. Dices: ese tío tiene voz de radio, su tono se te mete hasta adentro. En cambio hay otras voces que dices: ¡por Dios!, no le soportaría ni en una cuña de diez segundos.

Esta mañana estaba yo oyendo la radio mientras me afeitaba, como casi siempre. Me cuesta afeitarme sin oír la radio; creo que no sabría hacerlo, afeitarme. Es como cuando me aplico el desodorante; no sé por qué, pero cierro los ojos. Qué gilipollez. Cuando me lavo los dientes también los cierro, a veces. No sé por qué.

Hoy también he cerrado los ojos oyendo la radio. Se entrecortaba la voz del locutor, Carles Francino, en la SER, una de esas voces de la radio a las que antes me refería. Abría el tiempo del Hoy por hoy con la peor de las noticias: la muerte de un compañero. Carlos Llamas, director de Hora 25, ha fallecido. Una voz de la radio que se apaga. Y otra, que al anunciarlo, se entrecorta, llora, y sigue adelante, como la radio manda.

12 comentarios:

Mariano dijo...

Era una voz muy especial la de Carlos Llamas, dura pero envolvente, como su manera de tratar las noticias, de preguntar, de usar la ironía.
Una gran pérdida. La noche será un pelín más oscura y las conclusiones de las tertulias un pelín menos inteligentes.

wen dijo...

Creo que se quien es Carlos llamas pero ahora lo miraré para estar segura del todo, aunque igual no es quien pienso porque era un hombre joven, no se...
Mejor no haber oído a Francino( a mi es que me encanta), en ese estado, seguro que me habría echado a llorar...
Es verdad lo de las voces, a mi me han dicho muchas veces que debería hacerme actriz de doblaje porque tengo una voz muy peculiar.
Antes no oía mucho la radio, pero me compré una de esas pequeñas con pilas estilo viejo del parque y me encanta, aunque yo casi solo oigo radio 3 m 80 y a veces la SER.

tootels dijo...

a mi siempre me han dicho que doy muchas voces, pero se de quienes! :)

Belén dijo...

Es cierto! lo he oído esta mañana por la radio (si, me despierto con ella :D) y me ha dado la sensación de orfandad... Un pena

Besos!

Viguetana dijo...

Pues debo confesar que hace tiempo que no escucho la radio... pero estoy de acuerdo en lo de las voces.
(Ah, y también cierro los ojos cuando me echo el desodorante...)

Estilografic.art dijo...

Mariano: cierto, aunaba las dos cosas: una voz muy especial y un buen periodista.

Wen: creo que tenía 52 años, y creo tambiésn que ha luchado contra el cáncer de forma admirable.

Tootels: pues yo en la radio me temo que me iba a quedar sin oyentes rápido.

Belén: yo tambiésn suelo despertarme con ella; con la radio.

Viguetana: ¿y por qué será lo del desodorante? El mío además no salpica, que es de barra. Por cierto, que vaya panzada que te has pegao a ponerte al día en los blogs, creo. ¿Es que no tienes agujetas berlinesas?

Desesperada dijo...

acabo de escribir de carlos, como tú. yo lo adoraba.

Viguetana dijo...

¡jajaja! Pues sólo tengo algo de agujetas en los cuádriceps y los gemelos, por lo que nada me impide darle a los deditos y a mis ojos miopes.
:-)
En cuanto a lo del desodorante, no sé... pero es que a mí me da por cerrar los ojos incluso cuando ando por terreno seguro. O sea que...

vitruvia dijo...

Siempre es una pena despedir a alguien tan válido. Muy lindo post Estil (no sé por qué lo pongo, ya que no es ninguna novedad).

La interrogación dijo...

Yo no sigo nada la radio. No sé porque, eso de que alguien me esté hablando sin verle la cara no me mola. A no ser que fuera gomaespuma que con lo que me reía me daba igual.

Yo quiero oir a Wen...

¿te desodorizas con los ojos cerrados? jajaja

Clandestino dijo...

A mí me apasiona la radio, me parece tan mágica...
Y yo también quiero oir a Wen. Post radiofónico ya!!
Grande Estili.

Mariano dijo...

¿Wen?, No te oigo...

Estoy escuchando Hora25. Estoy últimamente más blando que un donut, porque tengo la jodía lágrima haciendo puenting en el lagrimal.