martes, febrero 19, 2008

La misión

Hoy tenía que cumplir con una complicada a la par que arriesgada y peligrosa misión. Entregar la muestra. Había que hacerlo rápido y de la manera más discreta posible, y la gris y fría mañana que ha amanecido en Madrid no favorecía en nada la ejecución del plan previsto, minuto a minuto, desde el día anterior. Teniendo en cuenta que la lluvia dificulta el tráfico en Madrid sobremanera y que el tiempo estaba milimetrado al segundo, no podía arriesgarme a perder más de un minuto de la cuenta debido a cualquier accidente, sobresalto o atasco matutino que pudiera producirse por el camino.

Pero por otra parte - he pensado luego – la lluvia y la oscuridad propiciada por lo encapotado del cielo gris que retrasaba amable, generosa y complacientemente el amanecer sobre la capital, me proporcionaban al menos uno de los tres elementos claves para afianzar el éxito de la operación. Asegurábame en efecto la "discreción". Sólo me quedaban los otras dos: "rapidez" y "eficacia".

07:55 horas. Todo marcha según lo previsto. Bajo del vehículo sin haber encontrado excesivos problemas de tráfico ni de falta de aparcamiento. Con ello tenía ya en el bote otro de los elementos referidos, la "rapidez". Tras mirar discretamente a izquierda y derecha, sin divisar movimientos sospechosos en lontananza acudo presto y decidido al lugar de destino.

07:56 horas. Primer inconveniente. Hállase la puerta cerrada. Arrecia la fina lluvia sobre Madrid. Estornudo que te crió. Noto que las pulsaciones se me aceleran. Echo mano al bolsillo y me tranquilizo sabiendo que todavía sigue allí. A la muestra me refiero. Palpo el recipiente que la contiene y puedo sentir su temperatura todavía muy superior a la que se registra en el ambiente. Permanezco en plena calle.

07:58. Ha pasado sólo dos minutos, lo sé, no hay más que echar la cuenta, pero a mi me han parecido horas. Mi mano derecha continúa rodeando el frasco de la muestra en el interior de mi bolsillo también derecho. Si fuera la mano izquierda la que se introdujera en el bolsillo derecho - téngase en cuenta esto - mi postura parecería enormemente forzada a los ojos de cualesquiera transeúntes que pudieran transitar por los alrededores, lo cual pudiera a su vez despertar fatídicas sospechas que dieran al trastre con la condición de “discreción” arriba referida, fundamental para el cumplimiento de la misión que nos concierne, insisto. Continúo en la calle.

08:00. Me asustan unos pitos de desagradable tono penetrante y repetitivo. El corazón se acelera todavía más. Tranquilízame caer en la cuenta de que se trata de las señales horarias, que es que llevo los auriculares de la radio puestos. ¡Fidel deja la presidencia de Cuba! Intento abstraerme de la actualidad y concentrarme en la misión. Lo consigo. O mejor, consígolo. En la calle sigo.

08:03 horas. Segunda dificultad a la vista. Dos transeúntes se aproximan hacia el lugar exacto en el que mi persona permanece a la espera. Inconscientemente, mi mano – recuérdese, la derecha - aprieta la muestra dentro del bolsillo. Continúa caliente. Uno de los transeúntes, de naturaleza aparentemente masculina, se dirige a mi persona: “¿está usted esperando?” Me armo de valor y contesto, con voz temblorosa . “si-i-i-i-i” (de otra manera es que no se me ocurre representar el temblor en tan escueta respuesta). El otro miembro de la pareja, de naturaleza aparentemente femenina, no se dirige a mi persona, lo cual me hace sospechar más aún de sus oscuras intenciones. Quedamos los tres en la calle.

08:05. Cada vez somos más en la calle, yo no sé por qué. Llega el repartidor de los bollos de la cafetería de la esquina cargado de cajas. La mercancía parece pesada. Se agencia el hombre un carrito en la furgoneta de reparto y carga la mercancía para proceder a sortear la escalera que conduce desde la zona de aparcamiento a la entrada de la cafetería. ¡Mira que no poner rampas...! Por no soltar la muestra, no hago por ayudarle, al hombre. La mercancía rueda escaleras abajo al tiempo que de la boca del repartidor despréndese la siempre y en todo contexto malsonante expresión de “mecagoenlaleche”. Me mira con desprecio y masculla a continuación algo así como “¡gentuza!”, o similar, también malsonante expresión en todo contexto. Yo, ni por esas. A lo mío. Tratando están de despistarme entre los unos y los otros, lo sé. No lo van a conseguir. En plena calle que seguimos.

08:07 horas. Por fin, aparece el contacto. Mi contacto. Se echa mano al bolsillo derecho también con su mano derecha, supongo que para no levantar sospechas (perdón por la aliteración de la “ch”) y abre la puerta. Me deslizo hacia el interior antes de que la pareja de transeúntes se me adelante, que les veo la intención. Abandono la calle y doy portazo. La pareja de transeúntes continúa en la calle. El repartidor no sé. Por fin, la "eficacia".

08:10.
- ¿Lo ha traído, Estilografic?
- Chsssss. Hable bajito, Hay gente ahí afuera. Sí, aquí lo tiene, todavía calentito.
- Bien, déjelo ahí, sobre la mesa.
- Suavemente lo dejo.
- Habrá tenido cuidado, ¿verdad?, no estará contaminado...
- No lo está, créame.
- ¿Y es el primero, no?
- El primero de la mañana, en efecto.
- Pues muy bien, ya le daremos lo resultados.
- ¿Los resultados de qué?
- Pues del análisis de orina, hombre, ¿para qué va a ser la muestra, si no?

27 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

El día que Indiana Jones cuente sus problemas con la próstata en la decimonona parte de sus aventuras, utilizará tu entrada para su meón, digo guión.
Meando me ando, XDDD

Irreverens dijo...

Hay que ver lo que da de sí un pipí.
¡jajajajaja!
XDDD

A esta entrada de hoy sólo le falta la música de fondo de la b.s.o. de Misión imposible.

(Y mira que no ayudar al de los bollos...)

el de los bollos dijo...

¡Gentuza!

Irreverens dijo...

¿VES?
:P

Estilografic.blog dijo...

Mariano zurdo:
cuidado con el chorrillo
no me manches los visillos
(del cuarto de baño)

Irre:
compungido que me hallo,
he tenido un fatal fallo.

El de los bollos:
Mil disculpas le presento,
No sabe cuánto lo siento.

Belén dijo...

Usted me cae bastante bastante bien, y lo sabe estilográfico... por eso le voy a decir que las revisiones de próstatas se realizan con una rápida, eficaz y anónimo tracto rectal (espero que se pueda decir tracto en su blog), lo digo para que luego no se me lleve a engaños...

Un beso, me pone a los pies de su muestra ;)

Estilografic.blog dijo...

Belén: que no, que no, que no es una revisión de próstata, que es un simple análisis rutinario tipo ITV.

"Tracto" sí que se puede decir.
Ahora bien, "rectal" y, sobre todo, "estilográfico", ya me lo voy a pensar.

Irreverens dijo...

Yo también debería pasar la ITV corporal un día de estos. Me da que me han crecido aún más las orejas.
:P

Estilografic.blog dijo...

Irre: ya te había notado yo algo, ya.

Iván dijo...

Me imagino a Tom Cruise en Misión Imposible colgado de la cuerda y escapándose la gotita... ¡No! La coge con la mano en el último momento y entonces se da cuenta de que no es el sudor...
Yo me he montado otra película aparte. Y es que esa gota que se escapa del bote da tanto asquito...
También tendría que pensar en la revisión, sí. Empezando por la mental.

Alfman dijo...

me parto, que bueno, trepidante aventura por un bote... que estaba yo pensando que menos mal que la muestra era de orina, que ya andaba haciendo tribulaciones sobre el líquido seminal, perdón... ¿se puede decir seminal aquí?...

Estilografic.blog dijo...

Iván: y mira que me cae a mi mal el tomcruise, cada día peor.

Alfman: se puede, se puede.

wen dijo...

Yo te voy a ser sincera. Voy:
Aunque me he partido de la risa con toda la primera parte, me ha dao un poco de asquito lo de que aun estaba calentico jejejejejejeje. Pero es que es una cosa real, cuando llevas una cosa de esas y está caliente es que es asqueroso joe XDDDD
El de los bollos XDDDDDDDD

wen dijo...

Jope, y leo ahora el comentario de Alf.
Alfman, si hubiese sido eso y hubiera estado calentico aun habría sido muy, pero que MUY sospechoso XDDDD
Perdón.

JOAKO dijo...

¡TJ al tejado!
Realmente emocionante el operativo, esperemos que el alto mando de informes favorables de la naturaleza de la misión.
18:15 PM

Estilografic.blog dijo...

wen: pues con el fresquito que hacía esta mañana resultaba hasta agradable.

wen: perdonada, por la cochinada.

joako: esperemos.

Wilde dijo...

ji ji ji, al principio pensaba en la orina, pero luego me despistastes y hasta estaba intrigado.

Muy buena, para variar!

Persio dijo...

Vaya, eso es imaginación.

vitruvia dijo...

A mi me corroe una duda sobre algo que ni has mencionado: ¿Eres de los que lo lleva envuelto en papel de aluminio?, jajajajajajajaj, jajajajajajajjaja. porque si es así, se me ha caído un mito, querido, jajajajajajja.
Es que es algo que odio y que me pregunto siempre de donde saldría la idea, jajajajajajaja.

wen dijo...

Vitru
jajajajajajajjajajajajajjajajajaja
jajajajajajajajajjajajajajajajajaja
jajajajajajajajajajajajajajajajajaja.
Estilografic, por favor, contésta a la pregunta de Vitru....
Y por cierto, el cochino es Alf, no yo, que la idea ha sido suya XDD

Carlos Añejo dijo...

Yo el último que llevaba me lo dejé olvidado en una tetería.

Todavía me están buscando para darme de palos.

Sobre todo un cliente.

Perdón también por la cochinada.

Irreverens dijo...

¿Papel de aluminio?
XDDDD

Vitru, yo nunca he visto eso, jajaja.

Irreverens dijo...

Joé, Náufrago, porfavor, que acabo de desayunar...

Estilografic.blog dijo...

Wilde: mira que pensar en la orina...

Persio: es que si no los análisis resultan muy aburridos.

Vitru: aclaro la duda que te corroe: le llevé dentro de una bolsita de plástico, la de la farmacia. El mito sigue en pie, espero.

Wen: tienes razón, él empezó, él empezó.

Náufrago: me meo, otra vez.

Irre: quién te manda desayunar a estas horas.

vitruvia dijo...

Estil, el mito sigue en pié.
Irre, en qué mundo vives??? Pásate por aquí, o por la aldea y flipas. Toda la gente mayor de 50 años lo lleva envuelto en papel de aluminio, lo juro, por favor que alguien más diga que lo ha visto. No soportaré que sea una contumbre gallega, jajajajajajajja.
Por cierto Náufrago, me meo, pero juro que estoy en mi casa, no en una tetería, jajajajajajajajajajajajajajajajajajaj

wen dijo...

Sí que lo hace mucha gente mayor Vitru, es una cosa muy común en la tercera edad XD Yo doy fé de ello

Alfman dijo...

acusicas que sois unos acusicas...

por cierto que más que papel albal, es peor cuando la gente lo lleva envuelto en una servilleta de papel, vamos que no es raro comprobar como la capilaridad de la celulosa ha hecho su mágico efecto absorvente...