lunes, noviembre 17, 2008

Relatitos: (2) Corbatas

- Papá.
- Dime, hija.
- ¿Por qué te gustan tanto las corbatas?
- Huy pues no sé... porque me resultan un complemento la mar de variopinto y original.
- Ya, pero... ¿por qué no te las pones nunca?
- ¿No me las pongo?
- No, no te pones ni una.
- ¿Ni una?
- No. Tienes el armario llenito de corbatas, de todos lo colores, modelos y diseños, pero nunca te las pones.
- Es que.... bueno.... me producen cierta sensación de asfixia. Ésa es la verdad.

Tuve un día esta conversación con mi padre - lo recuerdo ahora - cuando no debía de tener yo más de nueve o diez años. No se lo preguntaba en realidad a él, sino a la imagen que de él me devolvía el espejo en el que se estaba afeitando. Aquella mañana en el espejo mi padre me pareció un hombre guapo y esbelto, y todavía hoy, veintitantos años después, lo sigue siendo. No ha sido nunca de manías, mi padre, pero ésa de las corbatas la tenía, y la sigue teniendo.

- Papa, y el día de mi boda... ese día... ¿te pondrás corbata?
- ¿El día de tu boda? Hija, pero si para eso falta muuuucho tiempo – dijo mi padre alargando mucho la “u”.
- Sí, ¿pero te la pondrás?
- Pueeees...
- Prométemelo, prométemelo. Prométeme que el día de mi boda te pondrás corbata.
- Vaaale. Te lo prometo. El día de tu boda me la pondré. Pero será la única vez en la vida que me la ponga.

Había olvidado por completo esta conversación, es más, ni siquiera había vuelto a reparar en la absurda manía de mi padre con las corbatas. Salvo el día en que Juan y yo nos presentamos en casa sin avisar.

- Papá, mamá, éste es Juan, mi novio.

Recuerdo que se miraron los tres con cara de tontos y sin saber qué decir, y yo, para romper el hielo, fui y solté lo de las corbatas.

- ¿Sabes? - le dije a Juan - A papá le encantan las corbatas. Papá, enséñale la colección que tienes.

Fuimos todos hacia la habitación de papá y mamá, y mamá abrió con decisión y orgullo la puerta del armario. Allí estaban todas, muchas más que la última vez que yo las había visto, y todas, todas con su precio y etiqueta, sin estrenar.

- Jo – dijo Juan.
- Y no sabes lo mejor - maticé yo -. No se ha puesto ni una en la vida.
- ¿Ni una?
- Ni una. Pero el día de nuestra boda se la pondrá. Me lo prometió de pequeña. ¿Te acuerdas, verdad papá?
- Sí.

Fue la única vez en estos veintitantos años que el asunto de las corbatas de papá volvió a mi cabeza. Tampoco esta mañana, en un día tan señalado, me he acordado de ello. Ni mientras me peinaban en la peluquería, ni cuando me han traído a casa el ramo de flores, ni al maquillarme, ni siquiera al ponerme el vestido... En cambio, en cuanto ha sonado el móvil de camino a la iglesia y he oído el llanto de mamá al otro lado, todo se me ha venido a la cabeza de golpe como si acabara de suceder. Incluso antes de que atinara a explicarme, entre sollozos, que la repentina muerte de papá ocurrida esta misma mañana había sido por asfixia.

12 comentarios:

Miguel González Aranda dijo...

Que bueno, me ha gustado.

Yo también tengo alguna corbata sin estrenar en mi armario.....de momento las dejaré ahí, de repente me dan yuyu....jeje

Te invito a que visites mi blog de relatos:
http://miguelgonzalezaranda.blogspot.com

Mariano Zurdo dijo...

¡Ostras pedrín!
Las voy a quemar todas ahora mismo, gensanta...

Estilografic.blog dijo...

Hola Miguel y bienvenido. Si alguna vez las estrenas ten cuidadito... ¡quítales el precio! Me pasaré por tu blog, pero... ¿hace falta ir con corbata?

Mariano Zurdo: me temo que se ha confundido usted de blog. Aquí no reside ningún Pedrín.

Irreverens dijo...

¿Lo ves? Ya te decía yo que las corbatas me tiran p'atrás. Será el sexto sentido (el mío, claro. No el de las corbatas).
:D

[Andamos de un humor algo negruzco hoy, ¿no?]
XD

Besazos

geminisdespechada dijo...

joé pobre hombre.. o era un plan de su hija para matarle??? por seguir el humor digo..

Estilografic.blog dijo...

Irre: humor de lunes, se llama. Sólo de pensarlo a mi se me ponen de corbata.

Géminis: me temo que la hija no sabía na de na. Hasta donde yo llego, por lo menos.

Belén dijo...

Dios mío!

Entonces es verdad que al final te mata lo que sabes que no te gusta...

besicos!

Estilografic.blog dijo...

Belén: es una buena manera de verlo, sí señora.

Wen dijo...

Jo, que mal...... :(
Has tocado el tema padres / hijas al cual son muy sensible vaya ud a saber por qué.....
Qué mal, qué mal, qué mal..... :(
Voy a fundar hoy mismo la asociación de damnificados por este relatillo... ADER.
Quien se quiera apunta que me mande un e mail o contacte conmigo por telepatía.

Estilografic.blog dijo...

Wen: o que envíe un SMS al 3442 poniendo "maprieta" espacio "corbata".

Wen dijo...

Jajajajajajajajajajajaja,
vale, disuelvo la asociación XD

iván dijo...

Con lo que me estaba yo riendo al leer tus entradas anteriores en el Reader y vas y matas al personaje. Me has cortado risa de cuajo.
Nota mental: valorar los pros y contras a la hora de matar personajes...