viernes, noviembre 23, 2007

El escusado

Definitivamente, voy a montar un restaurante. Y tengo una idea original. Pura mercadotecnia, que viene a ser lo mismo que marketing pero suena más "epañó". Se trata de un local estilo “modern toilet”, que no es que suene muy "epañó", en este caso, pero bueno.

¿Que qué es lo que es un “modern toilet”? Pues muy fácil. Viene a ser un restaurante con ambiente de toilet, que ya lo dice la palabra, es decir, que en lugar de sillas habrá tazas de váter en las que sentarse, rollos de papel higiénico en sustitución de las vulgares servilletas - que además cunde más y es mas barato, mira tú por donde – y bols con forma de pequeños inodoros haciendo la función de los aburridos y cansinos platos. Eso sí, todo ello muy pulcro y muy limpio, faltaría más.

Lo voy a llamar “El escusado”, preciosa palabra, sobre todo teniendo en cuenta lo fea que es “retrete”. Se puede poner con “s” o también con “x”, “excusado”, eso dice la RAE, pero a mi me gusta más con “s” porque es que con “x” significa también el derecho que tenía la Hacienda real de elegir, entre todas las casas dezmeras de cada parroquia, una que pagase los diezmos al rey, en vez de pagarlos a la Iglesia. Y no me resultaba muy conveniente, la posible asociación de ideas.

Bueno, en realidad no es tan original la idea. Este tipo de restaurantes ya los hay en algunos lugares de Asia, donde ha sido tomada la fotografía que ilustra esta información, que no la he hecho yo, Dios me libre. A ver si os creeis que uno es así de cochino, válgame el Señor.

El plato estrella será, ya os lo estaréis imaginando - que vosotros sí que sois cochinos, no lo vais a negar - una deliciosa mousse de chocolate, que se sirve con una forma así como de churrete recién caído del cielo, pero que huele y sabe como los ángeles, no te vayas a pensar otra cosa.

Se acabó la ordinariez esa de andar cada dos por tres reclamando la presencia del camarero, que se forma un griterío de lo más desagradable, hágame el favor. El sistema que voy a implantar resulta mucho más fino y original, dónde va a parar. En cada mesa habrá instalada un cisterna de la que se puede tirar para que de inmediato haga su aparición el maitre, solícito y dispuesto a atender la petición del apetente cliente.

Meando todavía pensando, digo me ando todavía pensando qué uso darle definitivamente a las escobillas, porque las veo como un poco grandes para acomodarlas cual si se tratara de cepillos de dientes. Quizás encuentre en el mercado algún modelo más delicado, suave y minimalista. Veremos.

La idea es buena que te cagas, no me digas que no. Lo que no tengo del todo resuelto todavía tampoco es adónde podrían dirigirse los comensales en el caso de que se diera la desagradable situación de que, encontrándose degustando los sabrosos manjares y deliciosas viandas, les sorprendiera la imperiosa urgencia de satisfacer sus necesidades, esto es, que les diera un apretón.

¡Ya sé! Colocaré un cartelito en la puerta del baño en el que diga bien clarito: “SALIDA DE EMERGENCIA”.

P.D: Si tenéis cualquier sugerencia que pudiera favorecer el negocio ya sabéis dónde encontrarme. Preguntáis por Escatologic Punto Blog, digo Estilografic Punto Blog. En qué estaré yo pensando, ¡mierda!

15 comentarios:

La interrogación dijo...

Prefiero no pensar, ni tan solo imaginar a donde se pueden ir los que se estén meando u otras cosas que no voy a poner aquí por respeto. jaaaja

Anda que ya les vale a estos asiáticos.

Besos

Mariano Zurdo dijo...

Yo mejor me callo, porque con la gastroenteritis que arrastro mis ideas más serían producto de una diarrea mental aguda, es decir y con perdón, auténticas cagadas.
Besitos/azos.

Clandestino dijo...

Joder lo que me he reído, en serio.
Lo mejor lo de tirar de la cadena para avisar al camarero.

Escriptorum54 dijo...

La escobilla, bien decorada podría servir de lamparilla, ¿no? lo digo por el tamaño y la intimidad del asunto.

me he meao de risa.

Belén dijo...

Creía que me estabas tomando el pelo, pero ya veo que no... jajajaj!!!!

Toilet room, te gusta el nombre?

Besos!

Estilografic.blog dijo...

Sois un poco cochinos, ¿no?

vitruvia dijo...

Mucho comentario, mucho comentario, pero poca aportación. Tranquilo Estil, que aquí estoy yo para echarte una manita.
De servilletas puedes utilizar, cómo no, el papel higiénico. Y en cuanto a la escobilla yo la pondría es un mostradorcito, para que cada comensal al terminar limpiara su plato y lo dejara listo para el lavavajillas.
Si quieres más ideas, pásate por mi blog y hablamos de mis honorarios, que no pienses que yo por ahí derrochando ideas de forma gratuita, hombrepordios!!

wen dijo...

Pues no se, yo la escobilla de cepillo de dientes no la veo, no.... y lo de l papel higiénico de servilletas no me parece muy ecológico, pero el resto de cosas me parecen de lo más asquerosas :)
Nos empeñamos siempre en decir que somos iguales y no es cierto, somos muy diferentes.... qué bonito.
Que levante la mano quien prefiera ir al Italiano de aquí al lao!!!

Estilografic.blog dijo...

Gracias Vitru, quedas contratada como personal de “servicio”, ya me entiendes, lo de “servicio”.

Wen, cómo eres, me acabas de hundir el negocio.

Iván dijo...

Creo que el mejor menú sería uno especial fibra. Fabada y de postre unos kiwis. O ciruelas.
Y el papel higiénico no solo para servilletas. Si no para la cuenta del camarero.
Pocas ideas más. Creo que el negocia ya está bastante completo.

banderas dijo...

Ja!Ja!Ja! Mira que me he sonreído con esta entrada... pensando en Viguetana justito despues de comer... es que vine porque leí su comentario en el blog de Mariano y tal y tal... Je!Je! porque me picó la curiosidad.

¡Mu bueno, oche! ¿Dónde piensas poner la máquina de condones? ¿De barra vas a poner una bañera puesta del revés?

Hasta pronto. Bicos ;-)

Estilografic.blog dijo...

Iván: me apunto lo de los kiwis y las ciruelas.

Banderas, eres la pera (siguiendo con la fruta)

Gracias a los dos.

Desesperada dijo...

no me ha gustado esta entrada tan escatológica. soy muy sensible. ¿dónde está el papel, que se ha acabado? coñññño

Mariano Zurdo dijo...

Me lo temía. Al olor (con perdón) del dinero, y con las valiosas ideas que te han dado los blogueros, has emigrado a oriente para traerte toda suerte de mobiliario, menaje y cagarrutas varias para decorar tu futuro local.
¡Qué gran periodista se ha perdido y qué gran caganet se ha encontrado!

Estilografic.blog dijo...

Deses: ¿coñññño, has dicho? ¡Qué sensibilidaad!

Mariano Zurdo:
No, no me fui para el Oriente,
aunque no creas, que lo tuve en mente.