lunes, noviembre 12, 2007

Palabras

Sucede con algunas palabras o frases, que pasa mucho tiempo sin que las utilices o las veas utilizar, y de repente, al encontrarlas en un texto o al escucharlas de labios ajenos, y no digamos si son propios los labios, te sorprenden gratamente. No, no me estoy refiriendo a la "real" frasecita de moda que no pienso repetir aquí, que ésa sí que la escucho a menudo, sobre todo cuando mi hija pretende ver los dibujos o su serie preferida y yo me pongo a reflexionar sobre mis cosas en voz alta, como ahora, que hay que ver qué padre más desconsiderado, ¡hombre por Dios!

Esas palabras (las otras, no las del Rey), aunque no se utilicen, están ahí, dormidas en nuestro cerebro, y cuando se despiertan porque alguien las pronuncia o las leemos se ponen en marcha toda una serie de reacciones en cadena que demuestra el poder evocador que tiene el lenguaje y que a veces hasta asusta, de la fuerza que posee.

Hoy me ha pasado con “tramoyista”, qué bonita la palabra. ¿eh?. He leído esta mañana que hay huelga de tramoyistas y me apetecía escribirla, porque creo que no lo había hecho nunca. Sin embargo, debe ser una palabra que escuché mucho de niño, imagino que en cuentos, porque la tenía ahí, guardada en la memoria y llena de evocaciones y recuerdos. Me sugiere por ejemplo la historia del tramoyista que anda siempre escondido ente bambalinas (¡otra!, ¡otra!, ¡bambalinas!), contemplando embelesado (¡otra!) la belleza de esa actriz de reparto, casi anónima para el público, pero que a él le ha robado irremediablemente el corazón. No me está gustando que haya huelga de tramoyistas, que acabo de descubrir, mira tú por dónde, que para mí son muy importantes.

Me sucede algo parecido con algunos nombres. El otro día, por ejemplo, leí una entrevista con Desmond Tutu, un nombre que no oía desde hace muchos años, pero que debía yo guardar arrinconado en algún lugar de mi memoria, no sé por qué. Debía ser de esos nombres que escuchaba de pequeño como música de fondo en los telediarios, o mejor en el telediario, que entonces sólo había uno. Lo asocio a su vez con otros nombres que también sobrevolaban las paredes de mi hogar, como el de Hanna-Barbera (que son dos), David Carradine (más conocido como Kung Fu), Jimmy Carter o Idiamindadá, (este último lo recuerdo así, todo seguido, como si fuera un solo nombre).

Soy ahora consciente de que muchos de ellos me llegaban vacíos de contenido, vamos, que no tenía yo ni puñetera idea entonces de quién era ese tal Tutu, pero al escucharlos hoy se me viene a la cabeza el salón de mi antigua casa de Madrid, la mecedora de mi abuela o mi primera equipación de futbolista que debieron regalarme por mi cumpleaños, asuntos todos que poco o más bien nada tienen que ver con el apartheid o las ideas que combatía el arzobispo surafricano.

Ahora me pregunto cuáles serán las palabras que estén almacenado hoy mis hijas en sus todavía incipientes memorias, y sobre todo qué sentimientos sé les desbocarán, independientemente de su significado, cuando su memoria las recupere dentro de muchos años.

- Hombre papaíto, que estoy viendo los dibujos, ¿por qué no te callas?

Era inevitable.

16 comentarios:

wen dijo...

Vaya, pues me ha hecho pensar y buscar palabras que asocie con mi infancia y no soy capaz... supongo que...
literas
cinexin
barco pirata
test de cooper
fray pedro
patines
barco de vapor
espinete
mordiscos
jhon denver
mecedora
camping gas
Vaya, al final te pones a pensarlo y algunas si salen, sí.

Mariano Zurdo dijo...

Estilografic, me encantan tus entradas humorísticas llenas de llamadas telefónicas y conversaciones imposibles, pero hoy me pongo a tus pies.
Esta entrada me ha llegado. Y no tiene nada que ver con esté yo muy sensiblón, ni tengo relación alguna con tramoyas y tutus. Simplemente me ha parecido preciosa.
Y como lo pienso, te lo cuento.
Besitos/azos.

vitruvia dijo...

Ya está Mariano pisándome los comentarios, ¡¡será tramoyista!! (con perdón)
Pues eso, que no soy nada original y me repito, pero hay entradas que son poesía puritita, y esta la está desbordando por los cuatro costados.
Un beso enorme

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia, unos roban higos y otras intentan robar comentarios... Anda que...

Viguetana dijo...

Camperas, Tarzán, regaliz, Dac's, Plastidecor, pegamento, excursión, cantimplora.

:-)

Qué entrañable eres, Estili.

vitruvia dijo...

Estil, o moderas los comentarios injuriosos o llamo al rey para que mande callar a más de un zurdo.

Clandestino dijo...

Pues yo estoy con el resto. Voy a montar un club de fans.
Me parece muy bonito eso de las palabras de la niñez, y los olores, y las canciones. Yo últimamente pienso mucho en eso, y me ha gustado mucho que lo hicieras tú, pensando en tus hijas, y en lo que sus cerebritos estarán acumulando. Espero que no tenga nada que ver con chinchan.

Mis palabras serían algo así como:
Tarzan
Colegio
Clicks de Famóbil
Uniforme
Autobús
Merienda
Abuela

Ya paro ya paro. Pero lo mejor son los olores, y las sensaciones. Eso te lo dejo para otro post.

La interrogación dijo...

Coño, que buena reflexión Estili.
Es cierto que ahora me entero de cosas rápidamente porque soy capaz de asociarlas a cosas que oí en mi infancia.
Por lo menos soy capaz de interpretar su contexto porque entender, entender cada vez lo hago menos.

Un besoteee

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Madre mía, Desmond Tutú... A mí lo de Amin Dada me suena más, por lo de la canción de Siniestro Total, pero no sé por qué me trae muy mal sabor de boca.
Pero sí, tienes mucha razón: ¿por qué almacenaremos tanto léxico sin sentido? Debe de ser que nos sobra mucho espacio, ahí adentro, y lo usamos para amortiguar el eco.
Gran post, un abrazo.

Belén dijo...

Oye, ahora que lo pienso, las palabras reales (que tampoco me apetece exponer aquí) son bastante poco originales...

Shit down hubiera quedado mas cool :P

Besos!!!!!!!

Estilografic.blog dijo...

Advertencia: que nadie reclame premios, que esto no era un concurso, ¿eh? Y dicho lo cualo, allá que te voy:

Wen: cinexin me mola.

Mariano zurdo: pues me da que a ti y a mí, y a unos cuantos más, nos espera una llamada muy pero que muy real.

Vitru: me estoy pensando muy seriamente activar el servicio ese que tiene "blogger" que deja las entradas de los zurdos para la últimas.

Mariano zurdo: lo dicho. Que por la tripa te corre un bicho.

Vigue: cómo se nota que te tira la montaña. Me mola cantimplora.

Vitru: lo dicho. Que por la tripa te corre otro bicho.

Clandestino: siento tener que llamarte "clan", pero ha repetido usted "tarzán", que dirían en el Un dos tres.

Inte: ¿"coño"? ¿Te trae recuerdos "coño"?

Javier: lo cierto es que a mi cada vez me debe sobrar menos, porque me flojea la memoria...

Belén: Sit down and be quiet, tambiés me recuerda a mis primeras lecciones de inglés.

Blasfuemia dijo...

Es el post más inteligente que he leído sobre las palabras que no voy a repetir. Plas plas plas (son aplausos, no sopapos)

Viguetana dijo...

Pues "cantimplora" es palabra catalana (y lo dice la RAE, eh, no yo).
:-)

Estilografic.blog dijo...

Blasfuemia: da gusto que le den a uno esos sopapos.

Vigue: pues si lo dice la RAE, cualquira lo discute, que luego nos llaman, ya sabes.

Mariano Zurdo dijo...

Es cierto. El chorizo de cantimplora está buenísimo. ¡Súrolis! (para los no políglotas traduzco: ¡córcholis!), que me he equivocado, el chorizo era de cantimpalo. Me tenéis hecho un lío con tanto idioma y tanta palabrita rememorante...

Desesperada dijo...

lo de desmond tutu me recuerda a mí a una canción de unos que hacían ska, ¿no te sonará por eso?