miércoles, julio 25, 2007

El espía

Hoy he sido yo el que le he llamado a él, al jefe. Además de para decirle que vale, que reconozco que ayer metí otra vez la pata con lo de las “alforjas” - que me lo ha dicho un pajarito -, para contarle que no sé, que a lo mejor tengo que dejar el “trabajo” unos días y desaparecer ipso facto (no deja de sorprenderme mi vocabulario, “ipso facto”, qué tío).

Es que me temo que soy sospechoso de traición, porque me he enterado de que el español que, con el propósito de favorecer a una potencia extranjera, asociación u organización internacional, se procure, falsee, inutilice o revele información clasificada como reservada o secreta, susceptible de perjudicar la seguridad nacional, será castigado, como traidor, con la pena de prisión de seis a doce años.

¡Ojo!, este párrafo no es mío, que lo he copiado tal cual de El País de hoy, que también lo ha copiado, no te creas, El País, del Código Penal. Pero lo de “ipso facto” te juro que ha salido de mi cabecita, no lo he copiado de ningún sitio.

Resulta que es que yo un año hice las prácticas en el CNI – si, qué pasa, yo es que soy becario de profesión, y me dedico a eso, a hacer prácticas por doquier, hoy aquí, mañana allá, pasado acullá – y allí me encargaban hacer fotocopias para un tipo que para mí que es ese que ha cogido espiando para los rusos (lo de “doquier” y lo de “acullá” también es mío, te lo juro).

A mí me tenía mosca, había algo en él que no me cuadraba. Yo es que, aunque así de lejos no lo parezca, soy un tipo muy inteligente, a ver si no por qué me iban a coger para hacer las prácticas en el CNI, que para los que no lo sepáis, cazurros, que sois unos cazurros, significa Centro Nacional de Inteligencia. In-te-li-gen-cia, ¿lo pillas?

Pues a lo que iba, que el tío me tenía mosca. Se hacía llamar Anacleto, pero para mí que ése no era su verdadero nombre, menudo soy yo, y era un tipo rarísimo, porque unos días aparecía calvo, otros rubio con mechas, otros morenazo de la muerte... La gota que colmó el vaso de mi incredulidad - hoy estoy que me salgo, con las expresiones – fue cuando me lo encontré por la calle en el que se supone que era su día libre, un martes de carnaval. Llevaba un antifaz puesto, el pavo. “Tate, me dije entonces – este tío no es trigo limpio”.

Al día siguiente no me lo pensé, cogí el zapatófono y hablé con mi jefe, directamente:

- Señor X - le dije - (allí es que, insisto, la gente se cuida mucho de revelar su verdadera identidad), que me da a mí en la nariz que Anacleto no es de fiar.
- Qué pasa, ¿que ya le has dejado dinero y no te lo devuelve? – me contestó el señor X.
- No es eso, no es eso, es que para mi que es un espía -, le suelto con todo mi aplomo y decisión, al señor X.
- Y qué te crees que somos los demás, ¿figuritas del Belén?, ¡becario tontodelculo!- me dice él, el señor X.

Ante tal contestación, decidí dejarlo correr, lo de Anacleto, hasta que hoy he visto la imagen en los periódicos y todo ha empezado a cuadrarme, que recuerdo cómo se tomaba el tío los chupitos de vodka mientras le hacía yo las fotocopias, ¡como un cosaco! Así que en cuanto empiecen a tirar de la manta rápido aparezco yo, el becario de las fotocopias, que seguro que descarga sobre mí las culpas, el tal Anacleto.

Por eso es por lo que me temo que voy a tener que desaparecer una temporadita, por lo menos hasta que esto se calme, y que estilografic se va a tener que buscar a otro becario. Sólo me queda deciros que ha sido un placer el haberos conocido y que espero que volvamos a encontrarnos en otra ocasión, que ya estoy tardando.

Ah, y en cuanto a lo de mi nombre, que algunos fans que ya voy teniendo me preguntaban por ello en los comentarios, os diré que para algo me han tenido que servir la prácticas en el CNI, donde lo primero que aprendes es que nunca has de revelar tu verdadera identidad.

Así que vosotros me podéis llamar Arantxa. Arantxa Sánchez Becario. No te jode.

Estilografic.art

7 comentarios:

Mariano dijo...

¡Joder con el becario de las pelotas! (las pelotas de Arantxa, se entiende).
Pues no tenía ya bastante con tu jefe que me copia el nombre (mariano agarrámela con la mano) para que ahora llegues tú y me boicotees mi entrada de hoy. ¡Copiota!, digo ¡espía!
Voy a llamar al juez ese que secuestra para que te secuestre "ipso facto" la entrada esta. He dicho.

La interrogación dijo...

Becario todo terreno. Si es que no paras. Lo mismo vales para un roto que para un descosido.

Anónimo dijo...

Aquí no hay nadie.

Razón: portería.

Wilde dijo...

jajajajaja, ahora en serio, no sé como lo has hecho, pero lo has hecho. Creatividad bloguera, ha nacido Arantxa en la blogosfera...

Si hubiera sabido que era Becaria, las cosas serían diferentes, pero ahora ya es tarde, le he cogido manía jajajajajaja

(me parto contigo Estili)

Salud!

Una mujer desesperada dijo...

el becario este se me ha ofrecido, estili, no para fornicar, que conste, sino para hacerse cargo de mi maltecho blog. claro que a lo mejor era otro, porque ese no parecía llamarse arantxa. no sé.

Estilografic.art dijo...

Mariano: de éste es que se puede esperar cualquier cosa.

Inte: la verdad es que al final me está haciendo un apaño, el muchacho.

Anónimo: este has debido ser tú. Luego hablamos.

wilde. no te fíes de las identidades; este tío tiene más barba que yo.

Deses: no te fíes tampoco tú de sus intenciones.

Viguetana dijo...

¡Menudo es este becario, oyes!
:-P
Buenísimo lo del zapatófono, jajajaja. Ya no me acordaba. Qué tiempos aquellos...