miércoles, julio 11, 2007

Fechas señaladas

Hace poco me sucedió algo muy extraño que me tuvo todo el día preocupado y muy pero que muy asustado. Se me perdió el reloj. Dicho así quizás no parezca tan extraño y tan preocupante, pues se trata solo de eso, de la pérdida de un objeto, pero es que se me perdió el domingo...

Veo que sigue sin dar miedo la cosa. Añadiré entonces que resulta que el domingo era 8 de julio...

Bien; como observo que nadie se echa a temblar y que no se os ponen los pelos como escarpias añadiré entonces un último dato: se trataba de mi cumpleaños, coño, el día que perdí el reloj era mi cumpleaños. Perder el reloj el día de tu cumpleaños tiene que significar algo, no me jodas, se me antoja algo terrorífico, sobrenatural... que el tiempo se me ha acabado, por lo menos.

¿A que ahora sí va entrando el jiñe? ¿Cómo?, ¿que tampoco? Esta bien, pues voy a contar otra, a ver si va a resultar que es que yo soy un cagón, a estas alturas de la película. Me sucedió algo parecido la noche de Reyes, durante la cabalgata. Se me perdió el móvil. Y entonces me dije: esto sólo puede significar dos cosas, que los Reyes me van a traer otro - con cámara de fotos, MP3 y bluetooth – o que el mundo va a dejar de dirigirme la palabra. Al final, la verdad, es que no sucedió ni una cosa ni la otra, porque a la mañana siguiente ya desde bien tempranito mis hijas me dirigieron la palabra para despertarme e ir al salón a ver los regalos. Y además, del móvil ni rastro, que me habían traído un corbata. Pero el susto, oye, no te lo quita nadie.

Ahora ando un pelín preocupado otra vez, porque dentro de poco va a ser mi aniversario, bueno, el mío solo no, el de mi vida conyugal. Visto lo visto me estoy temiendo lo peor, que llegado el día señalado entre yo en casa cargado con mi ramo de rosas y la sonrisa panfilona de oreja a oreja y mi chica me la suelte, la frasecita: “cariño, lo siento, pero se nos rompió el amor, de tanto usarlo”.

Y yo: ya te vale, y tiene que ser hoy cuando me lo digas, precisamente el día de nuestro aniversario, como lo del móvil en Reyes, como lo del reloj en mi cumpleaños..., y sobre todo teniendo como tenemos mesa reservada en la marisquería..., la mejor..., para los dos solitos..., a nombre de estilografic... punto blog.... Solo en la vida...soltero y solo en la vida... me veo ya.

Menos mal que al final un buen amigo me ha dado la solución para lo del reloj y para lo del móvil – para lo otro no, que espero que no me haga falta - y se me han quitado de golpe todos los miedos: “cómprate otro, tonto, que a veces pareces tonto”.

Estilografic.art

15 comentarios:

Mariano dijo...

¡Felicidades Estilografic! (con retraso, pero es que el domingo se me quemó el almanaque en el que tenía señalado tu día con rotulador rojo).
Pues sí que acojona, sí. Yo por si las moscas me he pegado el reloj a la muñeca (con una torpeza espeluznante, porque me dirás ahora cómo le cambio la pila, y seguro que se muere el mismo día de mi cumpleaños). El móvil lo he dado de baja y punto, que a mí un trasto de estos no me juega malas pasadas.
En cuanto a lo del aniversario, ahí lo tengo más fácil. Hasta dentro de cuatro reencarnaciones no me toca tener amores que romper.
Lo dicho, ¡FELICIDADES!

Viguetana dijo...

jajaja!!
¡¡Felicidades Estili!!
Hombre, pues un pelín hipocondríaco sí te veo, sí...
Y mira, yo hace tiempo que no uso reloj y estoy encantadísima.
Prueba a ver... Por lo pronto, algo te ahorras, y así el ramo de rosas puede ser hasta más exhuberante si cabe.

Vuelo rasante dijo...

!!Felicidades¡¡
que los años te sigan dando esta sabiduría que tienes .. más, quiero decir. a ver no más años, más sabiduría y más relojes

Wilde dijo...

Cumpleaños feeeeliiiz!!! plas plas plas ...

Que sean muchísimos más!!!

Por cierto, perdemos las cosas, o ellas nos pierden a nosotros???

mmm

Estilografic.art dijo...

Gracias, gracias, gracias, gracias, a los cuatro. Si son las cosas las que nos pierden a nosotros espero que no se hayan comprado otro dueño, el móvil y el reloj. Interesante reflexión, wilde.

La interrogación dijo...

Pues felicidades con retraso. Lo de perder el reloj, no es tan grave, lo malo hubiera sido que te hubieras caído por el hueco del ascensor, si lo tuvieras, porque ya, ni más cumpleaños. Bueno, y de aniversarios, para qué hablar.

CastaDiva dijo...

Feliz cumpleaños y aniversario!

Oye, que si te sientes sólo en esa supermegamarisquería que has reservado, nos das un toque y ahí que estamos eh???

Y entre todos te regalamos un móvil nuevo y el reloj!

wen dijo...

Felicidades :)
Yo me lo habría tomado mas como un buen presagio que como uno malo... pero es que yo soy de naturaleza optimista ( creo.. o mas bien ilusa XD)
Y el aniversario será estupendo... Yo no soy muy de celebraciones de estas, tengo mala memoria, pero hay veces que significan mucho. Doblemente felicidades, por tu cumple y por tu aniversario :)

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Yo que tú, la próxima vez en lugar de perder el reloj, intentaría que se detuviera. Sería una señal fabulosa, que en tu cumple se paren los relojes.
Y luego intentaría echarlo a andar, pero en sentido contrario, a ver si remonta y te vuelves a encontrar en tu cumpleaños, pero con diez años menos.
Feliz cumple, un abrazo.

Estilografic.art dijo...

Gracias a todos otra vez por vuestras felicitaciones. Esta última idea de Javier no está nada mal, pero sin pasarse, con tiento, que tampoco me quiero ver otra vez durmiendo con pañales.

Una mujer desesperada dijo...

felicidades, estili! he pasado el día sin visitarte y mira, era tu cumple, va a ser tu aniversario! joer joer. espero que disfrutes de tantas conmemoraciones! muchos bicos!

vitruvia dijo...

A esta panda los engañas Estil, pero a mi no, a mi no me la pegas. Tú te has inventado todo este rollo de relojes y reyes magos para que te felicitaramos por tu cumple.
¡¡Confiesa malandrín, confiesa!!.

vitruvia dijo...

¡¡Jo, ni hecho a posta lo de tener que volver!!, jajajajaja.
¡¡Feliz cumplaeños compañero!!

Eifonso Lagares dijo...

Felicidades Estilografic. Muy buen blog. UN saludo

Estilografic.art dijo...

Deses: nunca es tarde si la dicha es buena. Muchísimas gracias.

Vitruvia: esta vez, y solo esta vez, te juro que no me he inventado nada. Bueno sí, lo de la reserva en la marisquería, que todavía no la he hecho. Te ha quedao mu bien lo de la vuelta.

eifonso: bienvenido y muchas gracias.